Posted by : Víctor Dallos 27/9/16


Lo mejor del momento, con un megabyte de memoria.

Un juego de terror por su dificultad más que por su ambientación. Sir Arthur sale al rescate siempre con calzoncillos limpios, pues nunca se sabe cuando nos quedemos en gayumbos.

CONTACTO INICIAL


Las maquinitas (o arcades para los puristas) siempre fueron un lugar de experiencias interesantes y aunque los juegos de pelea eran mis favoritos, nunca le saqué el quite a los juegos de diferentes géneros que llegaban a los locales. Así conocí muchos juegos como los Simpsons, OutRun y las Tortugas Ninja.

Un día pusieron una maquinita vieja en uno de mis locales favoritos y decidí probarla porque no tenía fila y la música era interesante, pero me sentí robado al instante pues perdí mi monedita en un par de segundos…me salieron serpientes del piso sin avisar, pájaros supersónicos, se cayó el suelo…en fin, eliminaron a mi caballero en un santiamén. Nunca más le volví a  meter una moneda y parece que nadie más lo hizo pues la maquinita desapareció a los pocos días.

Empezamos entre tumbas y zombies

Por puro rencor no volví a jugar ese engendro. Aunque lo vi en NES y una secuela en la “Super” años después, no fue hasta que lo regalaron en Club Nintendo para 3DS que me animé a retomar los controles de Sir Arthur, sin miedo a perder moneditas y con la trampita del “Save State” me dispuse a pasar este juego demoniaco.

HISTORIA


Arthur es un caballero que se aventura a las entrañas de un desolado paraje buscando llegar hasta el castillo en donde tienen secuestrada a una princesa. La historia es una mera excusa, como en la mayoría de los juegos de la época, pero claramente se ve como nuestro héroe está retozando junto a su princesita (él en calzoncillos) y aparece un demonio rojo que rapta a su la chica. Nuestro caballero no tiene otra que buscar su armadura e ir a matar esbirros del mal. Se agradece que, aunque muy precariamente, nos cuenten esa motivación en unos pocos segundos.

Arthur relajado, incluso en juegos de pelea como MvC3


JUGABILIDAD.


Este es un juego de plataformas de acción injusta frenética, en donde deberás memorizar a fuerza de morir en cual sitio está cada enemigo, pues te sorprenderán de forma barata y te harán botar el control en más de una ocasión. Súmale que tienes pocas vidas y si pierdes todas es Game Over.



Arthur en su brillante armadura lanza cuchillos, antorchas, hachas, lanzas o cualquier otra cosa, buscando abrirse paso en un castillo infestado de demonios, zombies, culebras, gárgolas, trolls, vampiros y cuanto monstruo se interponga en su camino. Si cualquier enemigo lo toca pierde su brillante armadura y Arthur debe pelear en calzoncillos, pero si lo tocan nuevamente vas para el inicio del nivel, pues moriremos con una animación “de huesitos” que siempre me recordaba la muerte de “el malo” de Indiana Jones y La última cruzada.

Te faltan muchos sitios por visitar...

Cada arma tiene un rango diferente y cada uno de los siete niveles que nos traen será un poco más sencillo si tenemos la adecuada (aunque no mucho). Si consigues “La Cruz” puedes tener alguna ventaja pues esta interrumpe los ataques enemigos y además es lo único que sirve contra el enemigo final.

GRAFICOS Y SONIDO


Sin duda que el port de NES es de los más primitivos entre los muchos que hay en el mercado, con fondos generalmente negros y algunos detalles en primer plano que nos quieren ubicar en el cementerio, las cavernas, o dentro del castillo.

Nuestro personaje se ve pequeño en pantalla comparativamente con el juego de arcade, aunque de un tamaño normal para ser un juego de NES. Los enemigos tienen pocas animaciones, con la excepción de firebrand (la gárgola roja) que vuela y se burla de nosotros.

Gráficos simples pero resultones...allí se burla Firebrand de mi.

La música es repetitiva y típica de arcade, con tonos rápidos y que buscan llevarnos al ánimo de urgencia que exige el juego. Los efectos de sonido son básicos, delatan que es un juego de antes de los 90.

COMENTARIO FINAL


Ghost and Goblins fue el debut de Arthur en los videojuegos, pero también de Firebrand, un enemigo que por su carisma terminó con más juegos que el protagonista. Es difícil por su naturaleza de sacamonedas en los arcades que buscaba matarte con una dificultad elevadísima para que tuvieras que gastar más dinero. 

El port de NES no es de los más brillantes, pero es una experiencia divertida si te picas a pasarlo como me pasó a mí. Y no me da nada de pena decir que usé save states, porque el mal”#& juego hace trampa también y nos obliga a terminarlo dos veces.


Mushroom
Juez

El juez Goomba dice... Alquilable!!!

No es un juego para gastar tu dinero, ya le sacaron a los incautos de las maquinitas. Pero si te lo prestan dale la oportunidad hasta que quieras botar el control. Se consigue en muchísimas formas, incluso en iOS o en consola virtual.
Valorado en 6/10 gayumbos

Mushroom

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Crónicas Goomba - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -