Posted by : flagstaad 2022-06-01

 
Una secuela directa de un clásico juego de Ninjas que dominó las salas de Arcade a finales de los años ochenta.

CONTACTO INICIAL


Estaba viendo un canal de YouTube donde con frecuencia hablan de juegos retro, en particular de Arcade, cuando vi una retrospectiva de Shadow Dancer y de repente recordé que este era otro de esos títulos que había jugado en "Los Trampolines", un lugar de entretenimiento familiar al que solo tuve acceso en algunas vacaciones especiales y que combinaba maquinitas, camas elásticas y una pista de karts.


Creo que había olvidado la existencia de este juego, porque la secuela oficial que se lanzó para la Genesis fue mucho más popular y es mencionada con mucha más frecuencia en los círculos de jugadores, pero tenía gratos recuerdos del mismo y una vez redescubierto, decidí buscarlo, agregar algunas monedas virtuales y terminarlo para escribir esta reseña.

HISTORIA


Este juego es una de las continuaciones oficiales de Shinobi, un título de Arcade que salió un par de años antes y que fue llevado a varias plataformas, sin embargo, la trama no los conecta de forma directa, pues la versión original no pone nunca nombre a nuestro personaje, aunque canónicamente se le reconoce como Hayato Musashi, el hijo del protagonista de la anterior entrega.


La trama es bastante superficial y la única forma de conocerla es leyendo manuales de otras ediciones porque el juego no hace ningún esfuerzo por explicarla, la idea es que una organización llamada Asian Dawn ha tomado control sobre el transbordador espacial y lo está usando para lanzar satélites ofensivos; para entretener a quienes podrían detenerlos ha plantado bombas que deben ser desactivadas lo antes posible.

JUGABILIDAD


Mecánicamente este título es muy similar a Shinobi, al punto que muchos lo clasifican más como una expansión que como una segunda entrega. Debemos explorar los escenarios, atacando a nuestros enemigos con un número ilimitado de shurikens, podemos saltar y cambiar de piso, y tenemos a nuestra disposición magia ninja que solo podemos usar una vez por nivel, pero que destruye a todos los enemigos en pantalla.


El cambio más grande frente al juego original es la presencia de Yamato, un perro blanco que nos advierte de los enemigos cercanos y que puede lanzarse a atacarlos, con eso los distrae un momento que debemos aprovechar para eliminarlos de otra forma nuestro compañero será herido y se volverá un adorable cachorro que no podrá ayudarnos por un tiempo.

El objetivo en este título es navegar los diferentes escenarios en búsqueda de bombas, una vez encontremos suficientes podremos avanzar al siguiente nivel, y cada 2 o 3 áreas nos enfrentaremos con un jefe al que debemos encontrarle rápidamente la secuencia para no perder demasiadas vidas, pues nuestro personaje muere con un solo golpe, como pasaba mucho en esa época, al menos tenemos un par de vidas por cada moneda que usamos.


En total debemos recorrer cuatro mundos que varían en cuanto a su ambientación, pero no son demasiado complejos de explorar, las bombas están usualmente ubicadas de forma natural y el reto consiste en no morir frente a los ataques de los múltiples enemigos. La buena noticia es que no sufrimos daño si nos chocamos contra ellos, a menos que nos lancen un ataque y usualmente si respondemos a tiempo podemos usar nuestra espada para despacharlos.

Entre niveles hay unas misiones de bonificación en la cambiamos a una perspectiva de primera persona y varios ninjas se lanzan a atacarnos desde diferentes pisos de un edificio; si logramos eliminamos a todos recibiremos una vida extra que nos hará falta si no queremos gastar muchos créditos.

GRÁFICOS


Si algo mejoró frente a la entrega original fue definitivamente el aspecto visual, para este juego se usó una placa nueva de Sega llamada System 18 que permitía usar personajes más grandes y detallados, fondos con mayor nivel de detalle y otros trucos gráficos muy interesantes para la época sin afectar el desempeño del juego.


El diseño del personaje es muy superior con un impactante traje blanco que se volvería insignia en la franquicia; los enemigos no son tan variados, pero son llamativos y el perro que nos acompaña está muy bien animado. Mención especial para las animaciones que aparecen cuando se usa la magia ninja que son bastante llamativas.

SONIDO


El aspecto sonoro no tiene mucho que destacar, los efectos funcionan bien, pero puede volverse repetitivos rápidamente, nuestro fiel compañero debe ladrar cuando hay peligro, pero estamos rodeados de enemigos por todos lados entonces es menos el tiempo que pasa callado que alertándonos y nuestras estrellas ninjas golpearan muchas veces la armadura de los enemigos.


Cada mundo tiene su propia canción, todas son tonadas movidas con mucha percusión para dar énfasis a la acción y con sonidos midi diseñados para dar un aire oriental a toda la pieza, dado que no pasamos mucho tiempo en cada área a pesar de ser cortas no escucharemos demasiado el ciclo de repetición, la única que me llamó la atención fue la que se escucha en las escenas de bono, pero diría que el nivel no es muy alto.

COMENTARIOS FINALES


El título es muy entretenido y mejora varios aspectos del original, sin embargo, las diferencias son menores en cuanto a las mecánicas y fueron opacadas por los grandes cambios de Shinobi: Return of the Ninja para la Genesis. Igual es un título que vale la pena gastarle algunas monedas para tratar de terminarlo.


El juez goomba dice… ¡Alquilable!


Además de la versión de Arcade también se consigue para otras plataformas del momento, aunque no tienen el mismo nivel de calidad y fueron casi que exclusivas de Europa. La edición para Genesis que se llama Shadow Dancer: The Secret of Shinobi es muy diferente, y debería recibir una reseña por aparte.

Valorado 7/10 perros ninja mágicos
 

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Crónicas Goomba - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -