Posted by : flagstaad 2022-03-16

 
Una empresa con problemas financieros hace una apuesta arriesgada en un juego de acción con un sistema de control novedoso, que afortunadamente les funcionó.

CONTACTO INICIAL


Usualmente cuando escribimos estas reseñas de juegos retro, nos toca sentarnos a recordar como descubrimos el juego en una desconocida sala de Arcade de nuestra ciudad natal, o lo complicado que fue conseguir una copia para nuestra consola favorita, lo mucho que sufrimos para terminar el juego en un breve periodo de tiempo mientras lo tuvimos alquilado o algo similar, en esta oportunidad nada de eso me aplica.


Mientras estaba realizando la investigación para mi reseña de Ikari Warriors este juego aparecía mencionado una y otra vez ya se con su título americano o como T.A.N.K. que es su nombre para Japón, así que aprovechando que hace un par de años compré la colección del 40 aniversario de SNK y que el título venía incluido, decidí jugarlo, terminarlo y reseñarlo, les presento mis conclusiones.

HISTORIA


La trama de estos juegos de acción es muy sencilla, en este título es inexistente. Buscando los manuales del juego para otras plataformas me enteré que hay un dictador involucrado y que debemos usar nuestro tanque para derrocarlo, eso es todo. Me puse a indagar sobre los orígenes de este título y descubrí que fue la primera aparición de Ralph Jones, quien conduce el tanque y quien luego sería uno de los protagonistas de Ikari Warriors.


El juego fue diseñado por Koji Obada un veterano de la compañía que vio una oportunidad de hacer algo diferente debido a los problemas económicos que tenían, y que lanzó esta propuesta diferente, con un método de control novedoso y una temática popular en la época, para su fortuna las cosas salieron bien y el impulso financiero permitieron a la empresa seguir produciendo títulos.

JUGABILIDAD


En este juego de acción controlamos un tanque mientras progresamos de forma vertical para alcanzar nuestra meta, el mundo no está dividido por niveles, sino que es un área extensa y continua que se separa por secciones que se marcan por una pequeña fanfarria que reinicia la música de fondo.


Nuestro tanque tiene a su disposición 2 armas, una torreta que dispara unas balas que hace muy poco daño en la dirección en que estemos mirando, y el cañón principal que podemos girar a nuestro gusto con el control rotacional incorporado en la máquina, y que será nuestra forma más efectiva de eliminar enemigos.

Afortunadamente nuestro vehículo no es tan delicado como otros protagonistas de juegos de ese momento y contamos con una barra de energía que nos permite resistir algunos ataques; en los niveles encontraremos letras que nos pueden recuperar energía o mejorar nuestro disparo especial, aunque aprenderemos su función usando solo nuestra experiencia.


Los enemigos son de varios tipos, soldados que pueden ser inofensivos si nos atacan con metralletas, o letales si lo hacen con granadas o nos dejan minas cuando son eliminados; los tanques enemigos también vienen en varios sabores, algunos hacen poco daño y otros nos pueden destruir de solo un golpe, y por último nos atacaran unos aviones que lanzan bombardeos que debemos evitar a toda costa.

El juego sufre de un efecto bastante molesto, pero común en su época. A medida que vamos recibiendo mejoras nuestras posibilidades de supervivencia son más altas, pero si perdemos una vida regresaremos a cero y seguir progresando se vuelve realmente complejo y empezaremos a perder monedas de forma preocupante.

GRÁFICOS


Tal vez uno de los aspectos más flojos de este juego. Los gráficos se sienten reciclados de otros títulos, los diseños de los diferentes elementos usados en los escenarios son bastante genéricos y no están bien proporcionados, no se nota tanto el progreso y si no fuera porque el título es lineal más de uno creería que se está regresando en el mapa.


Por otro lado, la variedad de los enemigos que nos pueden atacar es suficiente para hacer el título entretenido y son fácilmente identificables solo por sus combinaciones de colores y sencillos cambios en su diseño. El título puede volverse algo caótico con muchas cosas sucediendo de manera simultánea en pantalla, pero siempre mantiene estable su tasa de refresco, así que la tecnología detrás es bastante sólida.

SONIDO


No hay muchos elementos para destacar en este apartado, los efectos sonoros son bastante básicos y apagados, con un distintivo tono metálico que no termina de convencer. La música prácticamente es inexistente, solo hay una corta tonada que suena cada vez que cambiamos de área y que nos sirve como guía para calcular nuestro progreso.

COMENTARIOS FINALES


TNK III es un título adecuado, no es particularmente injusto con el jugador, y no creó algo realmente nuevo para el medio a pesar de ser el primero en usar una palanca giratoria, ni desde el punto de vista jugable o técnica, pero puede llegar a ser entretenido en intervalos cortos pues nos permite progresar algo sin tener que invertir demasiado tiempo en perfeccionarlo.


El juez goomba dice… ¡Alquilable!


El juego tuvo un éxito moderado que permitió a la compañía seguir lanzando juegos y también fue lanzado en varias plataformas como Amstrad CPC y Commodore 64, actualmente se puede disfrutar en compilaciones como la colección de 40 aniversario de SNK. Y tuvo una secuela para la NES llamada Iron Tank.

Valorado 7/10 tanques solitarios
 

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Crónicas Goomba - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -