Posted by : Víctor Dallos 3/1/18

 
Siempre dicen que todo tiempo pasado fue mejor. En el caso de los juegos de lucha libre…creo que aplica bastante.
 

CONTACTO INICIAL

 
El lanzamiento del último juego de lucha libre de la WWE en consolas de actual generación hizo que me rascara un poco la cabeza. Gráficamente descrestaste, con varios modos de juego y mucho dinero en doblajes reales y caracterización, pero no me divertí nada jugando. Esto me motivó a escribir esta reseña en donde recuerdo como disfruté los juegos de lucha libre de N64. En especial voy a hablar de WCW / nWo: Revenge. Y cómo las reuniones con amigos en el sofá de mi casa nos hacían gritar y divertirnos a botonazos.
 

HISTORIA

 
Al igual que en su contraparte en el mundo real, este juego trata de ponerle una trama de competencia y rivalidad entre dos facciones de luchadores que quieren demostrar que son la más fuerte. Así debemos elegir a un peleador y derrotar a nuestros rivales hasta hacernos con el cinturón de la liga o participar en el evento nocturno de turno.
 
 
Curiosamente en mi casa la WWF, que tenía luchadores como la roca y otros, era mucho más conocida, pero no me eran extrañas las otras confederaciones, por lo que disfrutaba mucho reconociendo a los avatares poligonales de los luchadores de la pantalla chica.
 

JUGABILIDAD

 
Este juego es la secuela de WCW vs. nWo: World Tour y lo que hizo muy exitoso a este juego en mi casa fue el sistema de agarres y golpes variables según la presión que ejerciéramos al control. Así podemos intentar lanzar una llave rápida pero fácil de romper, una más segura pero que dará tiempo al contrincante de golpearnos antes con un jab, si creemos tener el espacio y tiempo justo podemos intentar un golpe lento pero contundente que puede atontar a nuestro rival, dejándolo abierto a una llave.
 
Sobre esta base Revenge construyó una versión muy completa en donde los demás botones del control tridente del N64 nos permite correr a las cuerdas, lanzarnos por los aires, sacar a los malos del ring o hasta buscar elementos contundentes entre el público. También podemos hacer combos, cada golpe varia si le damos una dirección al momento de ejecutarlo y esto nos permite hacer cadenas, culminar con un agarre y una llave.
 
 
Vale la pena resaltar que aquí no tenemos una barra de vida, en su lugar es una de espíritu o aguante que puede vaciarse o llenarse dependiendo de nuestro desempeño en el cuadrilátero. Si estamos muy bajitos es más sencillo que nos pongan de espaldas a la lona y el conteo nos hará perder. Esta variabilidad hacía que en los juegos contra mis amigos una pelea pudiera durar hasta una hora, pues estábamos robándonos la atención del público y escapándonos de las llaves.
 
Adicionalmente hay una barra especial, similar a la de otros títulos de pelea, que nos permite hacer un movimiento especial que es muy vistoso y puede hacer que nuestro enemigo se rinda, pero lo que más me gustaba es que no se llenaba sólo dando golpes, se debía ser vistoso para que el público vitoreara y así nuestro personaje se envalentonaba y podía hacer su movimiento característico.
 
 
El título cuenta con muchos modos de juego entre los que destacan los de liga, torneo individual, torneo en parejas, batalla de todos contra todos, modos de eliminación en donde llegan enemigos corriendo a vengar a sus amigos. Además tenemos muchísimos peleadores de diferentes ligas de entre los que podremos elegir y personalizar, muchos de los cuales eran desconocidos para mi pues nunca los vi en la tele y también hay personajes ocultos para desbloquear.
 

GRÁFICOS

 
Los modelos de los luchadores eran mucho más detallados que en el juego anterior, pero no eran para lanzar cohetes. Simples polígonos, pero con suficientes guiños como para reconocer a su contraparte física. Las estrellas más reconocidas cuentan con entradas especiales, lo que le daba mayor vistosidad a los combates. Se agradece el cambio y nos emocionaba ver a algunos retadores correr al ring.
 
 
Otra gran mejora de esta secuela es que se agregaron las arenas clásicas de los eventos especiales como los Monday Night, Estos cuadriláteros nuevos agregaban muchos más detalles en donde el público se veía mejor y teníamos más elementos al exterior del ring para hacer desastres.
 

SONIDO

 
El referee era el punto inicial para anunciar a nuestros personajes y sus gritos nos ponen en el ánimo correcto y se ajustan al juego. NO hay ninguna voz adicional y la música es propia del ring que escojamos. No recuerdo con mucha nostalgia ninguna melodía, pues los ruidos de los golpes y los gritos del público se hacen con el mayor foco en el aspecto sonoro.
 
 

COMENTARIOS FINALES

 
Un título que comparado con las entregas de deportes actuales en cuanto su realismo no se siente como nada del otro mundo, pero lo compensa con mucha diversión, un control directo y simple con muchas posibilidades y varias modalidades, incluyendo las de múltiples jugadores. THQ ha regresado y esperamos que en algún momento pueda retomar esta senda de juegos Arcade divertidos.
 
Mushroom
Juez
 

El juez goomba dice… ¡Comprable!

 
Es un juego que encontrarás en su formato original a muy bajo precio que tiene muchos otros exponentes en la consola, pero este resalta por su control simple.
 
Valorado 8/10 urracarranas invertidas.
 
Mushroom
 

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Crónicas Goomba - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -