Posted by : Víctor Dallos 12/7/17



Hoy Hablaremos de Yoshi´s Island en donde la estrella es nuestro Yoshisaurio Munchakoopas (alias Yoshi) favorito…y Mario se limita a ser un molesto bultito de problemas.

CONTACTO INICIAL


Cuando era niño, en mi ciudad natal se encontraban varios sitios en donde ponían consolas y televisores formando una gran sala de juegos con un ambiente mucho más familiar y hasta más refinado que un arcade (Por lo menos con menos humo de cigarro). Recuerdo que mi mamá iba a hacer las compras de la semana en un almacén cercano a uno de estos sitios.



En una de esas "idas al mercado" probé el juego de Yoshi durante toda una hora, y esto era meritorio pues normalmente pedía cambio cada quince minutos para antojarme con más criterio y tener mi lista de cumpleaños y de navidad preparada.

Pedí este juego en muchas ocasiones de regalo, pero desafortunadamente, o su disponibilidad o su costo me hicieron imposible hacerme con él de niño. Ya mayorcito y con mi cheque de pago en el bolsillo, este fue de los primeros que me dispuse a comprar.

HISTORIA


Como si fueran recortes de un cuento infantil, el juego nos cuenta que Kamek, el magikoopa, quiso secuestrar a los hermanos Mario cuando la cigüeña los llevaba a su casa, pero por error tomó sólo a Luigi y dejó caer a Mario en la isla de los Yoshis. Estos adorables "caballitos" decidieron devolver al infante a su familia y por eso emprenden el recorrido por el mundo dinosaurio, con el bebé Mario a cuestas, hasta lograr el reencuentro de los hermanos Mario.


Esta introducción nos deja muchas incógnitas, como por ejemplo la razón del secuestro, ¿Kamek cuenta con poderes de premonición?, ¿cuál es el papel de un Bowser que debe ser bebé?, ¿qué come el bebé Mario?, ¿existe realmente la cigüeña?… en fin, dilemas existenciales que serían difíciles de contestar sin la premisa de que es un videojuego.

JUGABILIDAD


Decir que Nintendo tiene maestría en los juegos de plataforma puede no sorprender a muchos y este juego recoge esa habilidad de su creador, Shigeru Miyamoto, en torno a un control muy completo. Yoshi camina, corre, salta, flota, ataca con su lengua, da sentonazos, lanza huevos, todo de una forma que se interioriza muy rápidamente y que permite a cualquiera, con un poquito de experiencia en este tipo de juegos, estar realizando peripecias con el control de SNES.

Aquí no es sólo llegar a la meta, esta vez se incorporan una serie de coleccionables que nos incentivan a investigar todos los rincones del escenario, pues si logras terminar un mundo con todos los niveles completos, se te abrirá un nivel adicional que tiene más reto y normalmente es muy entretenido.


Los ítems más importantes son cinco flores que normalmente nos exigen saltos muy medidos, veinte monedas rojas que nos obligan a rebuscar en todas partes y unas estrellitas que se ganan y mantienen si logras conservar al bebé Mario siempre sobre el lomo de Yoshi… y seguro que querrás que no te toque nadie, pues si pierdes al infante tienes apenas segundos para que los “malos” no se lo lleven, pierdas el nivel y una vida. (Además, escuchar el llanto de ese bebé es lo más angustiante que recuerdo en los videojuegos).

Yoshi tiene también transformaciones, en submarino, helicóptero, topo excavador, y hasta tenemos que el bebé se convierte en una especie de Súper-bebé que por tiempo limitado puede atravesar tramos insalvables o hasta treparse por los muros. Estas transformaciones dan mucha variedad a los niveles, pues cambian plataformas por acertijos, carreras o combates. Y si de variedad hablamos, los jefes de este juego no te van a decepcionar, pues no son los típicos de aplastar tres veces, aquí el maguito nos pondrá a luchar contra verdaderos titanes a quienes deberemos dar sentones, aventar huevos o dañar usando el escenario.


GRÁFICOS


Miyamoto sintió envidia del éxito de Donkey Kong Country, y lo expresó en alguna entrevista diciendo que no entendía cómo el público prefería esas gráficas feas contra lo que él había hecho en Yoshi´s Island (luego se disculpó). Pero el tiempo le ha dado la razón, si bien me encanta el nivel de reto de los DKC, gráficamente el juego no ha envejecido nada bien, mientras que los colores, efectos, brillos, texturas y diseño de los niveles en Yoshi´s island son hermosos aún hoy. Todo parece un dibujo de una cartilla para niños que cobra vida.



Yoshi nunca se queda quieto, baila, marcha, se duerme…hasta se emborracha y todo se ve muy bien animado. De igual manera sus enemigos gozan de mucha vida y personalidad gracias a muchos trucos que tenía el SNES bajo la manga, rotaciones, estiramientos, reducciones, giros rápidos de los personajes, todo aporta a que este juego sea uno de los más bonitos de “la Súper”. Las versiones de GBA y consola virtual carecen de muchos de los efectos que tenía la versión original por falta de ajustar el Chip Super FX2® responsable de ellos.

SONIDO


Debo empezar por criticar al “maestro de la tortura” que metió el llanto del bebé Mario en este juego… cuando digo que es angustiante escucharlo, es porque más de una vez he caído en un pozo buscando recuperar al niño llorón, sólo por dejar de escucharlo. De esa misma factura son la mayoría de efectos sonoros aplicados a los elementos del juego... que si polen “emborrachecedor”, explosiones de bombas pirotécnicas, caída de rocas burlonas, crecimiento acelerado de plantas, cosas cuyo sonido no te imaginas, gana importancia en este juego.



Así mismo Yoshi obtiene algunos soniditos aquí, cuando salta, cuando saca la lengua, marcha, da sentones, pierde una vida… todo le da personalidad a nuestro protagonista, y si llegásemos a perder ese sonido mermaría un poco el impacto del juego.

La banda sonora en general es memorable, aunque hay un par de temas que se quedarán con nosotros, otros escenarios no resaltan tanto, dando un nivel un tanto variable a este apartado, pero la música del primer mundo no se me sale de la cabeza.

COMENTARIOS FINALES


Una joya atemporal de los juegos de plataformas. Algo costoso de conseguir en su formato original y desafortunadamente la opción de comprarlo en consolas digitales, aunque de muy buena calidad, no nos da exactamente la misma versión.

Es un juego fácil si decides llegar simplemente al final, pero que se complicará enteros si decidimos buscar la perfección en cada nivel, con lo cual tendremos horas aseguradas en la compañía de un entrañable Yoshi y un desdeñable niñito Mario berreón.


Mushroom
Juez

El juez Goomba dice... Comprable!!!


Se encuentra en varias consolas virtuales, en cartucho de GBA y en su versión original de SNES. Es uno de los mejores juegos de plataforma de la historia y vale la pena probarlo.

Valorado en 9/10 flores, monedas rojas o estrellitas de tiempo.

Mushroom

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Crónicas Goomba - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -