[ARC] Super Buster Bros.

[GB] Castlevania: The Adventure

 
Después del rotundo éxito de la franquicia para la NES, era lógico pensar que Konami iba a llevar a los cazadores de vampiros a la nueva consola portable de Nintendo, vamos a ver que tal les quedó.

CONTACTO INICIAL


La primera vez que vi algo sobre este juego fue en una revista de Club Nintendo, a inicios de los noventa, estas publicaciones no solo traían noticias sobre futuros lanzamientos, sino que tenía un par de secciones dedicadas a publicar tips o trucos para progresar en esos juegos que simplemente eran muy difíciles o incluso eran conocidos por ser injustos.



Tuve un segundo contacto con The Adventure cuando se lanzó una adaptación del juego para WiiWare, pero en ese punto ya estaba familiarizado con la franquicia y había terminado varios títulos para consolas portables, eso sí, de los que mezclan exploración, acción y subida de niveles. Sin embargo, no tuve la oportunidad de probarlo.

Finalmente jugué Castlevania: The Adventures porque es uno de los títulos que vienen incluidos en la colección que Konami lanzó para varias consolas y que salieron en formato físico de la mano de Limited Run Games, la verdad tenía ganas de probar otros juegos de la franquicia, pero recordé que no teníamos una reseña de esta entrega y le metí el diente.

HISTORIA


El tema de la trama empieza con el pie izquierdo, el juego no nos dice absolutamente nada sobre nuestro personaje, la ambientación o la motivación, no sabemos quién es el villano, en que época nos encontramos, ni nada por el estilo. Usualmente en estos momentos se suele recurrir al manual para que nos diga algo, pero ni este es capaz de ayudarnos en esta oportunidad.



Fue de manera posterior, cuando Konami empezó a construir su cronología de esta serie, que recibimos algunos datos relevantes. Nuestro personaje es Christopher Belmont, los eventos ocurren 100 años antes de la entrega de NES, en el año 1591 y tratamos de detener a Drácula que está invocando demonios para mejorar su ejército malvado.

JUGABILIDAD


Este clásico juego de acción y plataformas salió casi a la par de la tercera entrega para la NES (al menos e Japón), así que se esperaba una evolución de la franquicia, aunque fuera menor teniendo en cuenta las restricciones de la consola, pero definitivamente dieron un par de lentos pasos al pasado, pues desde todos los aspectos es un retroceso para la franquicia.



Nuestro cazador de vampiros se mueve de forma muy lenta, incluso para su usar su legendario látigo el tiempo de respuesta es absurdamente alto, si atacamos en la posición o dirección incorrecta, no hay forma de corregir a tiempo y eso hace depender demasiado el progreso de memorizar todo lo que ocurre en el nivel.

Nuestra arma cuenta con un sistema de progresión básico, pues al obtener orbes de energía mejora su daño, y con otro más incluso lanza fuego, pero estas ayudas se pierden en el momento en que recibimos un golpe, lo que sucede con mucha facilidad, también podremos recoger corazones para recuperar nuestra barra de vida, y las cruces nos hacen invencibles por algunos segundos.



Los movimientos del personaje están muy limitados, solo podemos atacar lentamente con nuestra arma y saltar, no están presentes las armas secundarias que tanto ayudaban en el juego de NES, pero con esos movimientos podremos eliminar a la poca variedad de enemigos que encontraremos en nuestro camino.

En total contamos con 4 niveles con diseños muy sencillos y lineales, eso si llenos de saltos que requieren una precisión absurda y que fallaremos constantemente por un solo píxel, si morimos regresamos al principio del mundo o a un punto de control dependiendo de nuestro progreso, al finalizar el nivel encontraremos un jefe poco inspirado que no son de los clásicos de la franquicia y se me hicieron algo sencillos.

GRÁFICOS


Visualmente el juego es fiel a la franquicia, con un personaje de buen tamaño y una animación decente, digamos que cumple con lo básico, pero no le saca ningún provecho a la consola. Los enemigos son muy pocos y con diseños muy básicos, literalmente se pueden contar con los dedos de las manos.



Los niveles tampoco son particularmente llamativos, no es claro que parte del castillo estamos explorando y al ser pocos parece que Drácula no contaba con el presupuesto para una mansión, sino que montó una casita con una torre sobre una cueva. Hablando de malvados, los jefes de final de nivel son de los peores de la franquicia, una armadura, unos topos, una gárgola y el conde.

SONIDO


La música es definitivamente el punto fuerte de esta entrega, aunque no son muchos temas son canciones memorables y no tienen nada que envidiar a las de consolas más poderosas, y hacen un gran trabajo acompañando los largos niveles que si bien son pocos al ser tan difíciles tendremos que pasar un buen tiempo en los mismos.



El resto de los efectos de sonidos son los esperados dentro de la franquicia, con una calidad ligeramente inferior debido a las limitaciones acústicas de la plataforma. Escucharemos latigazos, golpes y hasta explosiones según aplique.

COMENTARIOS FINALES


Castlevania: The Adventure puede ser el peor juego de la franquicia, me falta probar algunos para poder afirmarlo sin lugar a duda, pero de momento diría que tiene un puesto en el fondo asegurado. Lo único que vale la pena rescatar del título es su música, pues su personaje demasiado lento, mundos poco inspirados y jefes olvidables, hacen de esta una profunda decepción.


El juez goomba dice… ¡Solo Regalado!


Las ventas del juego fueron bastante buenas así que en este momento aún se consiguen cartuchos sueltos por un precio razonable, la edición de WiiWare es un remake completo que se perdió en el olvido cuando se apagó la tienda de esa consola y actualmente es sencillo jugarlo como parte de la colección de Castlevania Annyversary Collection para PS4, XBO, PC o Switch.

Valorado 5/10 saltos imposibles

Comentarios