Posted by : flagstaad 2022-07-06

 
Cuando el género estaba en uno de sus puntos más altos, SNK trató de sacarle provecho con este título que tuvo una buena recepción a pesar de sus problemas.

CONTACTO INICIAL


Los juegos de este género que probé directamente en Arcade fueron muy pocos, pues cuando tuve edad suficiente para visitar por mi cuenta estos locales en mi ciudad natal los títulos más populares eran los de peleas, sin embargo, mi gusto por los Beat’em Up se fortaleció con las SNES porque tenía 2 controles, eran una forma de jugar de forma cooperativa y pasar la tarde.



Así que cuando pude tener muchos juegos de esta plataforma en mi PC me puse a experimentar con las opciones disponibles que había por montones, algunas más famosas que otras, y de paso me regresé a ver esos que eran previos a mi época, como Double Dragon, Bad Dudes y el título que les traigo hoy P.O.W.: Prisoners of War.

HISTORIA


Este juego fue lanzado en 1988, lo que lo ubica en la época durante la cual la trama funcionaba como una excusa para lanzarnos a la acción, pero al menos estaba presente, en este caso a través de unas imágenes estáticas entre niveles y algo de texto en pantalla que nos explican que está pasando.


Controlamos a Snake y Bart, un par de prisioneros de guerra que logran escapar de su celda y pretenden huir de un ejército de enemigos que quieren eliminarlos, para esto deben atravesar varios niveles, comunicarse con sus aliados y conseguir un medio de extracción de la zona.

JUGABILIDAD


Este juego pertenece a la categoría de Beat’em up de cinta, es decir que debemos acabar a golpes con los oponentes, pero en lugar de movernos solo de izquierda a derecha en un solo plano, también nos podemos desplazar a través de la pantalla para alinearnos con los enemigos y poder pegarles, es decir que se parece más a un Final Fight que a un Bad Dudes.



Para controlar a nuestros personajes contamos con una palanca de 8 direcciones y 3 botones, uno para patadas, uno para puños y otra para saltar, y podemos realizar algunos golpes adicionales combinándolos, como un cabezazo o una patada voladora. Nuestra barra de vida tiene 4 fragmentos que se reducirán en mitades dependiendo del ataque recibido y cada moneda nos otorga 3 vidas.

También tenemos acceso a un par de armas que nos dejan algunos enemigos que derrotemos, el cuchillo que se puede lanzar al presionar puño y es de un solo uso, y la metralleta que viene con algunos disparos en ráfagas de 3 tiros, o que se puede usar como objeto contundente si queremos ahorra la munición para cuando la cosa se ponga peligrosa.


Los enemigos no tienen mucha variedad, pero todos son extremadamente peligrosos, nos atacaran a mano limpia, con cuchillos, patadas voladoras, lanzando granada, y hasta en motos, hasta el más simple nos puede costar fácilmente una vida pues hacen bastante daño y son difíciles de esquivar.

Uno de los principales problemas del título es precisamente su nivel de dificultad, se nota demasiado que está diseñado para sacarnos dinero de manera rápida pues hay un montón de cosas que nos pueden quitar una vida de forma casi instantánea, y cualquier enemigo nos puede atrapar en un combo que fácilmente más de la mitad de la energía que no tenemos forma de recuperar.


La detección de colisiones deja mucho que desear, golpes que debieron ser efectivos simplemente son ignorados y ataques que deberíamos haber esquivado nos bajaran bastante vida, es muy complicado conectar una secuencia de ataques efectiva y alinearnos con los oponentes tampoco es natural, por lo que se siente particularmente injusto y mal balanceado.

GRÁFICOS


Los aspectos visuales son uno de los puntos fuertes del juego, los personajes tienen buen tamaño, lo que permite ver el detalle en sus diseños, están bien animados, y a pesar de que sucede varias cosas en pantalla nunca se pone lento. Los enemigos no son muy variados, pero se distinguen de forma clara por su aspecto y usan una vibrante paleta de colores.


Los escenarios tienen bastantes elementos que le dan una estética diferenciada a pesar de que nos mantenemos casi todo el tiempo en la temática de “guarida del villano”, incluso hay un par de elementos interactivos aquí y allá.

SONIDO


La música es bastante llamativa, cada escenario tiene su propia canción e incluso cuando nos enfrentamos a los pocos jefes del juego cambia la tonada. Se usaron un montón de sintetizadores y el ritmo es frenético para representar la acción en pantalla, la duración está bien definida, pues apenas escucharemos un par de repeticiones por nivel.


Los efectos son apenas adecuados, me da la sensación que reutilizaron la biblioteca de sonidos de la compañía con pocas novedades, lo que hace que las armas suenen particularmente bien y los demás solo de manera satisfactoria.

COMENTARIOS FINALES


Este juego no es uno de los grandes exponentes del género, se queda corto en muchos aspectos y tiene varios problemas de balance que lo hacen sentir injusto, más enfocado a llevarse nuestro dinero que a darnos un reto razonable, aunque sus elementos técnicos estaban por encima de la media del momento. Igual nos puede dar algunos minutos de diversión si jugamos con un amigo tratando de gastar la menor cantidad posible de créditos.

El juez goomba dice… ¡Alquilable!


Además de la versión de Arcade que se consigue fácilmente a través de la colección de aniversario de SNK, el juego tiene una edición de NES que es bastante superior en cuanto a contenido, balance y trama, eso si los aspectos técnicos están muy por debajo y solo es para un jugador y aun se consigue a buen precio.

Valorado 6/10 patadas que no conectan
 

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Crónicas Goomba - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -