Posted by : Juanse 2021-10-06



Después de muchos años de jugar Pokémon en sus diferentes versiones, encontré este particular juego que lleva el componente táctico a un nuevo nivel. Todo esto ambientado en el Japón feudal de Nobunaga's Ambition.

CONTACTO INICIAL


Como el 90% de lo que he jugado en la consola portable de Nintendo, este juego me lo recomendó Vdallos. Ya llevaba un tiempo jugando en mi Nintendo DS de manera habitual y había jugado antes Final Fantasy Tactics A2: Grimoire of the Rift. Ese había sido mi primer juego RPG táctico por turnos y me había gustado bastante. Lastimosamente el juego estaba incluido en una tarjeta R4 que no duró mucho.


Por otro lado, había jugado, coleccionado, entrenado y conformado poderosos equipos de pokemones en las versiones Silver, X, Alpha Sapphire… por lo que yo parecía un claro objetivo para el Pokémon Conquest.

Conseguí el juego alrededor del 2014 (2 años después de su lanzamiento), de segunda mano y sin caja. No fue fácil de encontrar, pero sin duda ha sido uno de los juegos que más horas de diversión (y trabajo) me ha dado.

HISTORIA


La historia del juego recrea la trama principal de Nobunaga´s Ambition con el objetivo principal de unificar los 17 reinos de Ransei (en reemplazo de Japón) bajo el mandato justo y ecuánime de nuestro protagonista, evitando el dominio tiránico y opresivo de Nobunaga.

La ambientación (trajes, escenarios, arquitectura) es la del período Sengoku del Japón feudal y tanto Nobunaga como los principales protagonistas del juego corresponden a personajes reales históricos, así como la trama detrás de las disputas entre los reinos.

Pero las batallas para conquistar los reinos vecinos no se van a realizar con espadas, caballos o flechas, usaremos pokemones a través de enfrentamientos tácticos en terreno con "ejércitos" de hasta 6 entrenadores/guerreros.


Cada reino tiene su señor feudal (“Warlord”) especializado en algún tipo de pokémon (agua, fuego, fantasma, dragón, etc) y tiene alguna motivación personal para entrar en guerra. La historia principal del juego se centra en derrotar a Nobunaga, pero después podemos jugar las aventuras de cada uno de estos Warlords en decenas de misiones secundarias posteriores.

Nuestro protagonista es el señor feudal de Aurora, un reino de pokemon tipo "normal" y su compañero de aventuras es un Eevee. Su co-protagonista es Oichi, una tímida chica acompañada de su Igglybuff. Juntos deben empezar a reclutar nuevos entrenadores y conquistar los reinos aledaños, añadiendo nuevos aliados con sus respectivos pokemones.

JUGABILIDAD


El juego logra combinar el combate por turnos en un escenario 2D con la estrategia propia de los juegos clásicos de Pokémon de estilo "piedra, papel o tijera" (agua es super-efectivo contra fuego, fuego vence al tipo hielo, y así). Con esa premisa ofrece una gran gama de posibilidades tácticas en los combates. 
 
Combinando aspectos como, condiciones del campo de batalla, tipos y debilidades de cada pokémon, balance del equipo, habilidades de los entrenadores y los pokémon, ataques a distancia, velocidad para definir turnos de ataque, ítems cargados, entre otros. A diferencia de los juegos clásicos la ubicación del atacante con respecto al objetivo modifica su potencia y efectividad.


El tradicional avance de los pokémon, ganando niveles, es reemplazado por una afinidad entre el guerrero y su pokémon que se mide en porcentaje. No todos pueden lograr llegar al 100% con sus pokemones, esto depende de las características de cada guerrero. Algunos tienen afinidad por los diferentes tipos disponibles (hasta quinta generación). Cada guerrero tiene su "media naranja" con el que puede lograr un link del 100% y debe buscar atraparlo en el transcurso del juego.

El "link" entre guerrero y pokémon también permite la evolución de los monstruos a partir de cierto porcentaje. Estos pokémon evolucionados no solo son más fuertes sino que aprenden un ataque nuevo que reemplaza al anterior. Y para los warlords esta afinidad con su pokémon también los hace evolucionar: se vuelven guerreros más poderosos (y con sombreros nuevos).


También se mantiene la evolución por piedras o ítems como el juego original. Estas piedras se pueden obtener al avanzar o comprándolas en ciertas tiendas especiales. Nuestro protagonista por ejemplo debe tomar una difícil decisión para evolucionar a su Eevee a Vaporeon, Jolteon o Flareon…

Toda esta aparente complejidad que ofrece el juego lo hace muy divertido (al menos para los que nos gusta el tema) obligándonos a llevar apuntes de los movimientos a realizar en cada ronda y un listado de nombres de los guerreros y sus criaturas. En cada ronda debemos revisar el balance de los equipos que se llevarán a conquistar un nuevo reino (o defender los conquistados), los pokemones salvajes disponibles para atrapar, los ítems a equipar… Todo un trabajo de lo más de divertido.

Pero finalmente el gancho que nos hace invertir innumerables horas al juego y realizar las más de 30 misiones adicionales es el tema de los “links”. Se vuelve casi obsesiva la necesidad de emparejar a cada guerrero con su pokémon (de los casi 200 disponibles en el juego), evolucionarlos y llevarlos al 100% para verlos en su máximo potencial.

GRÁFICOS


Las imágenes tipo manga de los guerreros están muy bien logradas y si bien no hay cinemáticas en el juego, la historia de cada reino viene acompañada de imágenes de sus divertidos personajes.

Los sprites de los pokemones en el campo de juego están bien logrados y los hace fácilmente reconocibles, junto con sus ataques. En las batallas se cuenta con una vista isométrica del campo de batalla con la opción adicional de poder rotarlo, lo cual facilita mucho la ubicación. Hay algunas animaciones del guerrero y su pokémon cuando se hacen ataques, que le dan emoción a los enfrentamientos.


Existen más de 100 guerreros diferentes y si bien hay algunos arquetipos que se repiten, en su mayoría son únicos en su vestido, aspecto físico y personalidad. Incluso algunos tienen características en su vestuario que permiten intuir cuál es su pokémon predilecto.

SONIDO


Cada escenario de batalla tiene una música diferente, acorde con la historia de cada reino y los tipos de pokemones presentes. Si bien puede ser una música un poco repetitiva, se interrumpe constantemente con los sonidos de los ataques y los movimientos y no interfiere en el desarrollo de los escenarios. No hay diálogos grabados pero tampoco se hacen necesarios.

COMENTARIOS FINALES


La adaptación que hicieron los desarrolladores del pokémon a la historia de Nobunaga es admirable, pues no se siente forzada y es muy coherente con el juego clásico. La adaptación de los niveles, las evoluciones y los ataques al escenario táctico estuvo muy bien lograda y permite explorar todo un nuevo mundo para estos pequeños monstruos de bolsillo.

Es un juego que siempre se puede re-visitar para lograr la meta de tener a todos los guerreros con sus pokemones predilectos al máximo. Algo que he hecho durante los últimos 7 años, cada cierto tiempo prendo la consola y busco mi cuaderno de apuntes a continuar la tarea.


El juez Goomba dice... ¡Comprable!


Para disfrutar este juego es clave haber jugado la franquicia de Pokémon y haber incursionado un poco en el modo competitivo, y así apreciar las nuevas oportunidades que trae el combate en un escenario 2D. Si bien la estrategia es muy diferente a las del juego de pokémon clásico, esta nueva forma de combatir es muy divertida.

Valorado en 9/10 pikachus con kabutos

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Crónicas Goomba - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -