Posted by : flagstaad 16/6/21

 
Cuando la mayoría de los juegos se enfocaban en destruir algo, este título se atrevió a hacer algo deferente, nos invitó a construir y administrar una ciudad.

CONTACTO INICIAL


Como sucedía con muchos otros juegos de la época, este llegó a mis manos gracias a un “préstamo” de un amigo, no tengo ni idea como hizo el para conseguirlo, pero debido a que el título completo cabía en un disquete de alta densidad era cuestión de conseguir uno en blanco y pedir el correspondiente favor.

HISTORIA


No hay una trama conductora de la acción, simplemente somos el alcalde vitalicio de una ciudad a la que podemos poner el nombre que más nos guste y la meta es hacerla crecer, no hay nada más relevante, así que voy a comentarles un poco sobre la historia detrás del título.


Will Wright el creador del juego obtuvo su inspiración mientras desarrollaba un título previo más convencional, Raid on Bungeling Bay; a medida que trabajaba editando los niveles que los jugadores iban a explorar y destruir se dio cuenta que era bastante entretenido construir, o al menos le gustaba más que usar el helicóptero para disparar.

Convencido de que podía crear un juego usando como base su editor de niveles y después de leer algo sobre planeación urbana y sistemas dinámicos creó un prototipo para la Commodore 64 y trató de venderle el proyecto a Broderbund quienes había publicado su anterior juego, la idea fue rechazada y pasaron un par de años antes de que junto a Jeff Braun formaran su propia empresa Maxis que finalmente logró un acuerdo con Broderbund para publicarlo.

JUGABILIDAD


Aunque a primera vista la gran cantidad de opciones y sistemas que interactúan pueden parecer abrumadores la sencillez de los controles, la visualización del terreno y la distribución por cuadricula hacen que este simulador de ciudad nos permita progresar de manera gradual para convertirnos en el mejor alcalde del mundo.


Hay varios tipos de áreas necesarias para progresar, las residenciales traen nuevos habitantes, las industriales les permiten generar ingresos y las comerciales generan bienestar y diversión; necesitamos también darles energía eléctrica, con postes o simplemente poniéndolas juntas y construir vías que las comuniquen, luego empiezan a complicarse las cosas, pero de manera paulatina.

Es necesario poner cuarteles de policía para controlar el crimen, estaciones de bomberos para apagar incendios, y parques o áreas verdes para reducir los niveles de contaminación, pero todo lo que creamos tiene un costo económico, nuestros ingresos dependen de los impuestos que logremos recaudar, así que necesitamos una población abundante y contenta que nos genere buenos ingresos.


Hay un montón de tablas y mapas que nos permiten evaluar el estado de nuestra ciudad en todo momento, para poder hacer los ajustes necesarios, y a medida que vamos progresando nuevos desarrollos tecnológicos nos permiten cambiar las contaminantes plantas eléctricas de carbón, por energía nuclear o agregar nuevas formas de comunicar nuestra ciudad con el resto del mundo, como un aeropuerto.

Lamentablemente para nuestros ciudadanos también existen diferentes tipos de desastres naturales como tornados, incendios, y hasta monstruos del estilo Godzilla; nuestra capacidad de recuperarnos rápidamente será puesta a prueba cuando uno de estos eventos suceda, y si no estamos preparados pueden aniquilar nuestra prospera ciudad.


El juego cuenta con 3 niveles de dificultad, estos se diferencian en la cantidad de dinero inicial, la tolerancia de nuestros habitantes a cosas como impuestos más altos o los niveles de criminalidad, y la frecuencia en que los desastres pueden ocurrir; el nivel no está bien balanceado, pues difícil parece injusto, o que de alguna manera desatamos la ira de un ser superior y estamos atravesando las catástrofes previas al apocalipsis.

Para los que buscan algo de reto con un objetivo también hay escenarios, en los que se nos entrega una ciudad ya avanzada, modelada a partir de algunas capitales importantes del mundo, y se nos da una misión con un tiempo límite para lograrlo, puede ser tan sencillo como hacer crecer la población o complejo como ayudarla a recuperarse de un desastre natural.

GRÁFICOS


El juego fue diseñado originalmente para la Commodore 64 y tardó varios años en ser publicado desde su concepción inicial, así que para la época en que finalmente salió casi de manera simultánea en varias plataformas soportaba varias resoluciones y modos gráficos, el más común para la PC nos mostraba 16 colores en pantalla que permitían diferenciar claramente todos los elementos.


La cantidad de menús y opciones pueden parecer intimidante, pero están bien señalados y la ciudad como tal está llena de detalles interesantes, mini-vehículos empiezan a aparecer en las vías, las unidades residenciales se pueblan de forma progresiva y evolucionan con el tiempo, todos estos elementos hacen ver a la ciudad como una entidad viva a pesar de las claras limitaciones visuales del momento.

SONIDO


Tal vez el punto más débil de este juego está relacionado con su audio, o mejor dicho con la falta del mismo, pues en el momento en que se publicó aún faltaban algunos años para la salida de tarjetas de sonido que pudiera producir algo similar a música (3 para que la franquicia pusiera sus propias composiciones), lo que nos da una excusa para poner de fondo nuestras canciones favoritas en lugar de construir nuestra ciudad en medio del silencio.


Los efectos, que son muy pocos, se logran usando el limitado parlante que venía con todas las computadoras, nos indican cuando construimos algo o cuando nos equivocamos con algún movimiento, como tratar de construir una vía en medio de una unidad residencial. Ojalá hubieran agregado un par adicional cuando salta la ventana del ajuste presupuestal, por dar un ejemplo.

COMENTARIOS FINALES


Es difícil explicar el enorme impacto de este título en la industria, pues revolucionó el concepto de lo que un juego podía ser al remover la acción frenética y las condiciones de victoria a las que estábamos acostumbrados. Es al mismo tiempo relajante y frustrante pues somos nosotros los que definimos nuestras metas, usando herramientas sencillas y sistemas complejos que interactúan por debajo de cuerdas de forma consistente y magistralmente integrados.

El juez Goomba dice...¡Indispensable!


Este título ha sido llevado a demasiadas plataformas como para enumerarlas, pero vale la pena destacar que la edición de SNES recibió varios elementos interesantes que no van a encontrar en otras entregas. Todas las ediciones son muy sencillas de conseguir y vale la pena que prueben cualquiera de estas.

Valorado en 9/10 decisiones administrativas
 
 

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Crónicas Goomba - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -