Posted by : vdallos 20/11/20


Una apuesta independiente que mezcla un juego de ritmo con mucho estilo. Espero esta corta frase les sirva de gancho para probar Sayonara Wild Hearts pues describirlo con palabras es un reto.

CONTACTO INICIAL


Una joven se encuentra en su habitación superando una pena, pero luego su casa da vuelta, cae en una patineta y debe esquivar a sus enemigos al ritmo del pop. Ese fue el video de presentación de este juego en los Game Awards de 2018 y que sin duda atrajo mi atención.


Pero no sólo me llamó la atención a mi, muchos medios lo pusieron en sus páginas y lo describieron como una propuesta musical de acción. Posteriormente varios podcast que sigo le dieron mucha más visibilidad al etiquetarlo como una oferta desbordante en personalidad.

El problema es que ninguno de esos medios logró explicarme como se jugaba esto. Lo puse en mi lista de deseados aunque no muy convencido y sólo lo compré cuando tuvo un descuento atractivo.

HISTORIA


En el juego encarnamos a una joven protagonista que parece apesadumbrada y triste. A medida de que pasamos canciones y escenarios, vamos entendiendo que ha pasado por eventos en su vida que no logra entender. Pero poco a poco, nivel a nivel, todo cobra sentido mientra ella va aceptándose a si misma y encontrando una felicidad que no conocía.


Es muy posible que cuando tú lo juegues entiendas algo diferente a lo que yo interpreté. Pues la historia se deja a interpretación del jugador. Es probable que despierte diferentes emociones a diferentes personas.

JUGABILIDAD


Las mecánicas de la mayoría de niveles son de movimiento sobre rieles a superar con ritmo. Cada zona se siente como un experimento artístico y jugable en donde el hilo conductor es la música. Cada nivel tendrá una canción propia.

Estos niveles son bastante cortos, con el objetivo común de recolectar la mayor cantidad de corazones y evitar obstáculos. En algunas secciones nos enfrentaremos a jefes. Debemos evitar sus ataques y presionar los botones que el juego nos pida para ganar a punta de Quick Time Events.


Otras partes de los niveles cambiarán un poco para parecerse a juegos de plataformas sencillos, juegos de disparos, runners, juegos de naves o carreras. Eso sí, todo al ritmo de la música y con avance continuo o sobre rieles.

Aunque los niveles son cortos, en algunos casos, tendremos puntos intermedios de guardado automático y si nos golpean o caemos en un obstáculo, el juego nos pondrá en el punto de guardado para continuar de forma muy rápida. Esto favorece que no perdamos el ritmo ni el impulso de continuar. La campaña completa no dura mucho más de una hora y si bien tiene algo de rejugabilidad no va más allá de reintentar los niveles principales.


Al final cada fase nos darán un puntaje y algunos retos. Estos desafíos están identificados con una frase me forma de acertijo que puede resultar críptico, pero normalmente se traducen como: lograr tiempos, seguir un camino o caer en algún lugar en particular. El premio por lograrlos es de revelarnos unas líneas o mayor contexto.

GRÁFICOS


Sayonara Wild Hearts fue programado en Unity, un motor gráfico popular. No es el motor más poderoso, pero el estilo artístico escogido desborda vistosidad. Tiene un diseño en 3D con pocos polígonos, colores muy saturados y contrastantes. La mayoría del juego tiene tonos oscuros, violetas y rosa neón, que contrastan con blancos o amarillos brillantes. Para un observador podrá parecer como un gran video musical.


El escenario es surrealista, marcando sólo las vías y vehículos que tenemos que utilizar a toda velocidad. Esta simplicidad hace que la meta sea relativamente clara y nos enfoca a la acción que debemos seguir en cada momento.

Aunque en general es muy atractivo visualmente, no varía mucho de su premisa o estilo. Si bien la perspectiva y situaciones son variadas, después de un tiempo de jugar podrá parecer algo repetitivo.

SONIDO


La música Pop, con toques de techno, acompaña todo el juego. Algunas piezas tendrán voces y el ritmo coincidirá con la acción en pantalla, lo que hace obligatorio jugarlo con volumen a pleno.

Cada nivel tiene una canción diferente y se ajusta de manera sobresaliente a la temática del nivel o la acción en pantalla. Puede que el género musical no te guste mucho, pero una vez logras conectar es fácil que el juego fluya y los puntajes altos empezarán a llegar solos.


En algunas partes tendremos una voz que nos contará algo de la protagonista o de la historia. Esta voz es prestada al juego por Queen Latifah, una reconocida cantante y actriz estadounidense.

COMENTARIOS FINALES


Sayorana Wild Hearts es una interesante propuesta artística puesta al servicio de un videojuego. Con un estilo muy propio, música muy adecuada para la acción en pantalla y altos valores de producción que redondean una experiencia entretenida.

La historia es sencilla y está contada por medio del contexto del juego. Esto hace que pueda pasar desapercibida o ser interpretada de manera diferente por cada jugador.

La duración de la campaña es corta y si bien cuenta con retos, es muy probable que no tengas incentivo para devolverte a jugarlos. Las mecánicas del juego varían un poco de nivel a nivel, pero tampoco es muy complejo captar estos cambios.


El juez goomba dice... ¡Comprable!


Sayonara Wild Haerts fue desarrollado por el estudio Sueco SIMOGO y fue lanzado en 2019 en PS4, XBO, PC y Nintendo Switch. Tiene un precio cómodo en sus versiones digitales y una versión física en Switch y PS4.

Valorado en 8/10 ráfagas de amor. Pero no amor h...

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Crónicas Goomba - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -