Posted by : flagstaad 6/5/20


Un título de lanzamiento de la consola que salió del anonimato durante una conferencia de prensa por un épico meme.


CONTACTO INICIAL


Siempre trato de ver en vivo las diferentes conferencias y presentaciones que hacen las grandes compañías durante eventos especiales, pero en 2006 con anchos de banda limitados no era sencillo. Por eso para muchos la presentación de Sony de ese año, donde se supone debía consolidar su nueva consola como lo mejor del mercado, solo trajo decepción y risas.


Genji que era uno de los títulos bandera tuvo una demo en escena donde se resaltaban elementos existentes desde hace muchos años como novedades solo posibles por las capacidades técnicas de la plataforma, lo que dio paso a diversos memes. El juego pasó sin pena ni gloria y realmente ya lo había olvidado hasta que me ofrecieron un paquete de títulos que quería agregar a mi colección, y sin planearlo terminé jugando este lanzamiento de la PS3.

HISTORIA


Como es costumbre para mí, Days of the Blade es la 2da entrega de la franquicia que empezó en la PS2 con Dawn of the Samurai. Los eventos de este juego suceden 3 años despues y de entrada la cinemática de presentación me destripó el final del original.

La trama empieza en el castillo del clan Genji donde Minamoto no Yoritomo y su hermano Yoshitsune, uno de nuestros protagonistas, están teniendo una reunión; miembros del clan Heishi atacan con motivaciones ocultas, pero lo más importante es que ellos controlan ahora una energía mística que parece ser rival del poder controlado por nuestro equipo.


A nuestro equipo se unen el monje guerrero Benkei, la sacerdotisa y bailarina Shizuka, pero aun con este grupo los villanos logran su objetivo, robar una espada ceremonial. Así se define nuestra misión perseguirlos para acabar con el clan Heishi, recuperar la espada y derrotar su nueva energía mística. Hay un cuarto personaje, el espíritu del dios Buson que usa el cuerpo de un antiguo enemigo para acompañarnos.

El juego hace un pobre trabajo introduciendo a los personajes y la motivación de los mismos, es difícil relacionarse con alguno de estos y a pesar de usar hermosas animaciones para progresar la trama, todas narradas en japonés o inglés, no me interesaba lo más mínimo lo que estaba sucediendo, a veces ni lo entendía muy bien porque me faltaba contexto, es como si empezara a ver una película a la mitad de la misma.

JUGABILIDAD


Puede que Genji haya sido uno de los títulos punta de lanza de una nueva generación que nos llegaba por primera vez en alta definición, pero desde el punto de vista de mecánicas es poco novedoso, es simplemente un juego de acción en tercera persona donde controlamos varios personajes que a punta golpes deben vencer a los enemigos que aparezcan, un clásico Hackn’ slash.


Controlamos hasta 4 personajes que cubren varios arquetipos de guerrero, está el balanceado; el tanque que resiste muchos golpes y es lento; la chica que tiene buen rango, hace poco daño y es bastante frágil; y así sucesivamente. Podemos cambiarlos en cualquier momento y como no comparten su energía será necesario hacerlo para sobrevivir más tiempo porque si alguno muere es el final del camino para todo el equipo.

Cada personaje tiene un golpe débil y uno fuerte, pero realizar combos es cuestión de presionar el mismo botón hasta matar al oponente o recibir un golpe que nos detenga, en teoría podemos esquivar y defendernos, pero en la práctica es muy poco probable que lo hagamos correctamente porque los tiempos de respuesta son bastante lentos. El arma se puede cambiar en tiempo real pero no hay demasiada diferencia entre las opciones.

Hay un movimiento especial que se puede ejecutar cuando una barra de energía secundaría se llena, esto nos permite atacar a todos los enemigos a nuestro alrededor presionando el botón correcto para hacerles daño, hay un tiempo límite para hacerlo y si nos equivocamos podemos recibir daño o simplemente perder el ataque, pero si lo completamos correctamente barremos a los oponentes y hasta recibimos una recompensa.


Tenemos también alternativas de movilidad según el personaje, nuestro monje es capaz de destruir algunos obstáculos, el protagonista puede evadir abismos caminando por las paredes por instantes, etc. Las escasas secciones de plataformas que hay son un desastre y dan ganas de lanzarle el control a la pantalla, saltar al lugar correcto es innecesariamente complicado y tendremos que repetir fragmentos una y otra vez, al menos la penalidad es pequeña si caemos a un abismo.

La inteligencia artificial de los oponentes es reducida, solo son un problema si nos atacan en grupos grandes o hay muchos disparando a la distancia. El verdadero enemigo de este juego es la cámara, pues en lugar de seguir a nuestro personaje o permitir ajustarla, se ubica en un punto fijo y demasiado cerca de la acción, lo que significa que de manera constante recibiremos ataques de cosas que no podemos ver y cambiaremos el ángulo en áreas muy reducidas. Es frustrante como no se puede imaginar.

GRÁFICOS


Este fue uno de los primeros títulos que trató de sacarle algo de provecho a las capacidades técnicas de la consola, y si bien se nota que es de la tanda inicial de lanzamientos los modelos son bastante detallados, hay muchos efectos de partículas y las texturas tienen una superior comparadas con otros juegos de ese mismo año.


Los diseños de escenarios tratan de ofrecer algo de variedad a pesar de que todo ocurre en el Japón feudal, la mayor parte del tiempo exploraremos pasillos cerrados llenos de enemigos, pero de vez en cuando tendremos acceso a áreas un poco más amplias, que igual no se pueden disfrutar por culpa del horrible manejo de la cámara que no nos permite disfrutar de las vistas.

SONIDO


Empecemos mencionando los aspectos positivos, los actores hicieron un trabajo bastante bueno con los guiones que recibieron, y para los puristas se pueden seleccionar las voces en japonés o inglés con un marcado acento oriental, recomiendo la primera opción porque no solo da algo de consistencia al mundo, sino que además la coordinación de labios está pensada en ese doblaje.

La música es un apartado mixto con más problemas que aciertos, algunas tonadas son épicas y la mayoría usa instrumentos que enmarcan la acción en el sitio y momento histórico correcto, pero con demasiada frecuencia se atraviesan ritmos y coros que desentonan de manera drástica y hacen que de ganas de bajar el volumen al televisor.

COMENTARIOS FINALES


Este juego debía llenar un vacío en el lanzamiento de la consola y aunque tiene algunos elementos positivos para resaltar son demasiados los negativos como para poder recomendarlos, es un título sencillo y poco profundo que ha sido superado con creces por otros títulos de la misma plataforma.


El juez Goomba dice... ¡Solo regalado!


El título a pesar de su calidad logró unas ventas razonables porque acompañó el lanzamiento de la consola y sigue siendo un exclusivo de la PS3, es fácil de conseguir a precios razonables, aunque no lo recomendamos.

Valorado en 5/10 cangrejos gigantes


Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Crónicas Goomba - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -