Posted by : Víctor Dallos 30/12/15





La gente de SORA y “Don Sakurai” le ponen mucho empeño a su labor, eso no se debe dudar, tanto que me han logrado convencer de comprarles un segundo contenido descargable (de esos que tanto aborrezco), esta vez fue el “carismático Cloud” de Final Fantasy 7 y su escenario, Midgar. ¿Habrá valido la pena el gasto?

En la crónica sobre la compra el DLC de Ryu para Smash, divagué un poco sobre los motivos de nostalgia que me inclinaron a comprar ese personaje. Con Cloud pasa algo completamente diferente…no he jugado Final Fantasy 7 hasta ahora, pero antes de que alguien me llame impío o me lapide por esto, permítanme explicarles la razón.

Cuando corría el 2000 estaba estrenando mi PlayStation, esa consola gris grande que parecía que fuera a despegar al leer tanto disco pirata, la misma que posó de lado, de cabeza y de perfil… en busca de aquel punto ideal para que no se quedara en la odiosa pantalla de inicio, que me hacía rezar (Dios…léalo, léalo…por favor lea el juego).




Con la compra de la consola me llegaron muchos discos “piraticas”…era lo que se acostumbraba…y entre ese montón de juegos que nunca probé, los que nunca leyó, los que se trababan, los que estaban mal grabados y dañaban partidas…estaban los cuatro discos de Final Fantasy VIII. El último que yo había jugado era el FFVI y debo admitir que las películas de presentación y convocaciones me hicieron abrir los ojos como platos diciendo…estos si son gráficos…ya luego aprendí que una cosa eran los gráficos del juego y otras las películas.

Si se dan cuenta, me llegó primero el VIII que el VII y el asunto es que no disfruté el VIII debido a su aroma a novela de los noventas, las cuales llegué a odiar por culpa de las empleadas del servicio que tomaban el control del televisor y me obligaban a hacer cosas inútiles como leer. (Alondra, Topacio, Kassandra, Celeste…como las detesto).




Para colmo, el juego decidió que Yo no merecía ver el final…y entrando al cuarto disco, mi “Pley” ya no quiso reproducir la telenovela de Squal y Rinoa, entonces decidí que eso no era para mí y me alejé de todo lo que dijera “Final Fantasy” por mucho tiempo…hasta que llegó el Final Fantasy Tactics de GBA a reanimar ese amor. Ese es el motivo por el cual nunca me animé a probar FF7.

Cuando anunciaron a Cloud, me sorprendí como todos, pero el anuncio no me hizo saltar del sillón, ni aventar mi dinero a la pantalla. En su lugar lo vi como una mera curiosidad y extraña adición al plantel de jugadores, ya de por si lleno de espadachines. Pero Nintendo, que me conoce, decidió lanzar el último “Direct” de Smash y le dio su tiempo a Cloud y más importante aún…a su escenario. Y digo más importante pues para mí, que no conozco al tal Cloud, si me interesó ver a los Espers que conocía del “Tactics” hacer magistral aparición modificando el escenario. Ese fue el empujoncito que necesitaba y me animó a comprar el juego…además, como soy un jugador normal (nada de competición, todo un relajo) voy a disfrutar mucho con cuanta locura aparezca en la arena a desbaratar estrategias.




Después de dedicar varias horas a jugar con Cloud en su escenario, puedo decir lo siguiente. Este señor es un personaje sólido para quien le gusten los espadachines, pero se ve algo deslucido al lado de la familia Fire emblem. Tiene muy buen alcance, se recupera con relativa facilidad y tiene buenos ataques para sacar al oponente del escenario. Su mecánica de cargar el LIMIT hace que en lugar de perseguir al oponente decidas cargar el movimiento y buscar la oportunidad de castigar con mayor contundencia…hasta aquí Cloud, vamos a Midgar.

En un principio el escenario puede aparecer como algo oscuro y hasta muerto, pues la ciudad se ve al fondo sin mucha interacción, pero tan pronto empiezan a aparecer las esferas de energía vas a ver a todos los jugadores corriendo tras ellas, pues quien las obtenga ganará ciertas ventajas como mayor fuerza o inmunidad a los efectos de los Espers.




Los espers aparecen de manera espectacular llenado el fondo de color y luego lanzando sus poderes; Ifrit enciende sus llamas y desbalancea la plataforma principal, Leviatán crea una corriente que se lleva a los peleadores que caigan de escenario, Rahmu electrifica plataformas, Bahamuth lanza un rayo que separa el escenario en dos, etc.

Lamentablemente no todo es tan bueno aquí, pues como decía previamente, mientras no haya un esper, Midgar se ve muy oscuro y simple y la música no ayuda, pues hay muy pocas canciones (dos) a diferencia del escenario de Ryu que es una delicia a los oídos. Otro motivo para correr a convocar los espers…evitar que sea un simple escenario.

En resumen, compré a Cloud porque venía con el escenario…y no al contrario y definitivamente debe comprarse si tiene algún buen recuerdo de la saga.



Nota repetida de la otra reseña: Smash puede ser un desmadre y tal vez ni siquiera sea un juego de pelea, pero es puro amor.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Crónicas Goomba - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -