[POD] CG207 Cris Tales

[Wii] Shiren the Wanderer

 
Aunque la franquicia tenía algo de reconocimiento en Japón las entregas que salían en nuestro continente eran muy escasas y ya entiendo por qué.

CONTACTO INICIAL


Los juegos del subgénero del rol, conocido como Dungeon Crawler, siempre se han destacado por tener un alto nivel de dificultad, ocasionando profundos niveles de frustración entre algunos de sus seguidores. A lo largo de los años, se han hecho mejoras, ajustes al balance, para que, aunque se mantenga la alta dificultad, no se vuelva desesperante tratar de terminar uno de estos juegos.


Ya he revisado algunos títulos del género con anterioridad (Chocobo e Izuna 2), y dejé uno sin terminar, pero con la promesa de que esta versión de Shiren iba a resolver todos los problemas de ediciones anteriores, me dio por comprarlo y así apoyar el trabajo de los señores de Atlus al traerlo a América, es una lástima que me hayan defraudado.

HISTORIA


Shiren es un aventurero busca tesoros, que viaja por el mundo junto a un hurón parlanchín llamado Koppa. En esta oportunidad al llegar a una nueva aldea, se encuentra con su maestro, que ha encontrado un artefacto especial, que según cuenta la leyenda es la llave para entrar a una construcción legendaria de hace mil años, llena de tesoros y secretos nunca descubiertos.


A partir de este punto todo es una excusa para ir de laberinto en laberinto, subiendo todos los pisos y matando al jefe del final de mundo. Suceden toda clase de situaciones que son entretenidas pero que no afectan el resultado final o dan opciones al jugador, hay un par de sorpresas, pero no demasiado grandes. Todo esto es mostrado a través de animaciones usando el motor gráfico del juego y un par de videos generados por computador.

JUGABILIDAD


La premisa básica es recorrer piso tras piso de calabozos generados de manera aleatoria, buscando las escaleras para el siguiente nivel, ganando experiencia, dinero y elementos para mejorar al personaje; usualmente este género es brutalmente difícil, ocasionando que la muerte sea castigada con la perdida de todos los niveles ganados, todos los ítems recogidos, etc. Los movimientos se realizan por turnos y en una cuadricula, es decir el personaje se mueve un cuadro, luego van los enemigos, luego otra vez el personaje, etc.


Los controles son sencillos, y no utilizan ningunas de las funcionalidades de apuntador o detección de movimientos, esto le da una mayor precisión al control del juego, aunque se siente que se desaprovecho la consola. Como todo sucede por turnos, y los movimientos se realizan sobre una cuadricula, se puede sentir tieso a veces y se nota que estaban muy concentrados en los laberintos porque cuando el personaje está en una aldea ya no hay cuadricula, pero igual el movimiento se comporta igual.

El único problema que se puede presentar ocasionalmente con los controles tiene que ver con el movimiento en diagonal, que está permitido, pero aparentemente no quieren que sea usado, porque es difícil moverse en esa dirección, tampoco es algo que destruya el juego solo es molesto a veces.


Durante el juego recibiremos la ayuda de personajes adicionales, a los que se puede dar instrucciones generales (ataquen, defiendan, apoyen), con un segundo nivel de detalle definiendo que tipos de ataques pueden usar, que objetos y con qué prioridad; hay una tercera opción que es tomar control completo de esos personajes. Al final estos personajes no ayudan tanto como sería conveniente, pero tampoco hacen estorbo.

La dificultad se ha reducido frente a otras entregas de la saga, y en lugar de perder todo cuando se muere, dependiendo del nivel de dificultad escogido, se pierden todos los ítems o nada después de cada derrota. Esto ayuda a hacer menos frustrantes las muertes, pero no le da un mejor balance al juego. Hay demasiados elementos aleatorios que le quitan estrategia al avance y lo convierten en muchas oportunidades en un juego de azar.


Uno de los aspectos que defraudan es que la versión japonesa contenía una modalidad en línea, en la que se podían aceptar misiones para rescatar a otros desafortunados jugadores que murieron en alguno de los laberintos y así ayudarles a avanzar sin que perdieran sus objetos y de paso ganar algunas recompensas, pero este modo de juego fue eliminado de la versión americana.

GRÁFICOS


Gráficamente el juego es pobre, sin absolutamente nada que destacar. Los diseños de los personajes y los enemigos son bastante básicos, algunos un poco más originales que otros, pero logran cumplir el objetivo de mostrar que está sucediendo en pantalla. Solo el 30% de los jefes se presentan como algo digno de mostrar, pues los demás son igual de elementales que los otros personajes del juego.

 
Hay un par de trucos interesantes, pero poco relevantes o avanzados técnicamente, como el acercamiento de cámara que sucede cuando entramos en combate con los enemigos, algunos efectos que generan los oponentes cuando hacen poderes, o un par de cambios en los escenarios. Las animaciones de los personajes son fluidas, pero se nota en varias ocasiones que están reutilizando cuadros de animación, especialmente en los pueblos donde el movimiento no está restringido a una cuadricula como en los laberintos.

SONIDO


Es bastante perturbador enfrentarse a un título en el cual nadie hace ningún ruido nunca, porque no tengo idea como deben sonar los personajes, le quita carisma a los mismos, y reduce mucho el impacto de las animaciones. Los monstruos cuando atacan hacen ruidos que los diferencian, se quejan cuando son golpeados, etc. De igual forma hay sonidos que indican cuando se pisan diferentes trampas, se recogen ítems del suelo, se equipan a los personajes, entre otros.


Debo admitir que la banda sonora hace bastante bien su trabajo pues concuerda con las situaciones que están ocurriendo con tonos suaves o fuertes de acuerdo con el momento. Las composiciones están llenas de instrumentos orientales, que combinan bien con la ambientación del juego, algunas se nos quedaran pegadas por un rato.

COMENTARIOS FINALES


Con gráficos pobres, sonido muy básico para la época, controles que no aprovechan la consola, muertes aleatorias, música decente y trama apenas buena, este juego de rol no es capaz de competir con otras ofertas que hay en el mercado como Chocobo’s Dungeons o Fragile Dreams, incluso teniendo en cuenta la limitada cantidad de opciones para la consola en que fue publicado, es apenas competente.


El juez Goomba dice... ¡Alquilable!


Conseguir una copia en buen estado de este juego es bien costoso y la única otra edición que existe salió para la PSP solo en Japón, y la verdad es un lujo que no recomendamos experimentar de formas oficiales.

Valorado en 6/10 muertes injustificadas

Comentarios