[POD] CG207 Cris Tales

[PS] Soul of the Samurai

 
Un juego que trató de sacar provecho a las tendencias del momento y en ciertos aspectos estuvo adelantado a su época, pero con un nivel de calidad algo bajo.

CONTACTO INICIAL


A finales de la década de los noventa, casi todos mis amigos tenían una PlayStation, no necesariamente porque fuera la mejor consola del momento, sino por la gran cantidad de títulos que tenía disponibles y lo barato que eran conseguirlos en nuestro país. Yo sin tener la plataforma tenía algunos y este fue uno de esos, que logré terminar jugando por ratos en la casa de alguien.


La razón por la que quise conseguirlo fue doble, para empezar la premisa de mezclar algo de terror con combates cuerpo a cuerpo se me hizo innovadora (faltaba para que saliera Onimusha) y segundo me encanta todo lo relacionado con samuráis y la época correspondiente de la historia japonesa. Aunque le saqué provecho en su momento digamos que el experimento se quedó a medias.

HISTORIA


Los eventos del juego se desarrollan en el Japón de mediados del siglo XIX, y tenemos dos protagonistas que se encuentran por casualidad metidos en una intriga que involucra muertos vivientes y seres humanos convertidos en monstruos. Cada uno sigue una serie de capítulos que van contando su parte de la historia que se entre cruza con alguna frecuencia, y para acceder al final real, hay que terminar la historia de ambos.


Kotaro Hiba es un samurái sin amo que está de visita en el pueblo para visitar a un amigo de la infancia y mostrar sus respetos en la tumba de su maestro, el regente del territorio lo quiere reclutar sin éxito, pero poco a poco se va encontrando con la conspiración mientras cumple sus objetivos personales y ayuda a otras personas que se encuentra.

Lin es una ninja adolescente que trabaja junto con su hermano para el gobierno del Shogunato; precisamente lo está buscando porque fue enviado a buscar un cargamento de oro y nunca regresó. Su trama está directamente entrelazada con la conspiración de los villanos y siempre que se encuentra con Kotaro es tratada como una niña, lo que agrega algo de lividez a los demás eventos del juego.

JUGABILIDAD


Este es un juego de acción aventura donde usamos armas de corto alcance para lidiar con enemigos humanos, zombis y otras criaturas de inframundo. Luego de una corta introducción nos dan la opción de elegir entre los dos protagonistas, que tienen elementos en común, pero se sienten bien diferentes al controlarlos.


Algunos de los elementos comunes son los mundos semi-lineales, con un par de rutas alternas donde podremos encontrar algunos objetos para recuperar energía; la capacidad de ganar experiencia mientras matamos a los enemigos, lo que nos habilita poderes especiales que consumen una barra de magia que se recupera poco a poco; y una serie de movimientos comunes como el bloqueo, el salto o un esquive.

A pesar de su inspiración los personajes no se mueven como tanques, aunque Kotaro es bastante lento y puede costar algo de trabajo encontrarle el ritmo a personaje, Lin es mucho más ágil, pero ambos se mueven con libertad por los escenarios, pueden realizar diferentes ataques combinando el botón de golpe y una dirección del control.


Nuestro samurái usa un estilo de combate más pausado, pues sus cortes son más efectivos pero lentos, una de sus mejores opciones es realizar bloqueos precisos y contraatacar, a medida que progresa la trama vamos recibiendo armas nuevas con diferentes alcances y velocidades que afectan la forma de combatir de nuestro personaje, lo que invita a experimentar y elegir la que mejor nos sirva.

Lin por su lado se siente como el modo fácil del juego, es mucho más rápida y el combate pierde parte de su estilo estratégico y nos recuerdo más a un título puro de acción, su combo básico es devastador y de verdad se siente como un personaje diferente, no solo un cambio de look.


El combate es uno de los puntos fuertes del juego, la dificultad no es demasiado elevada, aunque recibir golpes de los enemigos es catastrófico para nuestra barra de salud. Con un poco de practica se puede terminar completo en menos de 4 horas, lo que no está mal para la época.

GRÁFICOS


Visualmente el título es llamativo y se nota que la generación ya estaba madura, los modelos de personajes usan una buena cantidad de polígonos aprovechando que los niveles son imágenes prerenderizadas como las utilizadas en otros juegos como Resident Evil con ángulos de cámara fijos, las animaciones también tienen un gran nivel y son bastante fluidas.


Los modelos de enemigos no son tan inspirados y se repiten bastante, los jefes son los únicos que sacan la cara por su diseño, pues aprovechan los temas del horror que realmente nunca dan miedo, pero le agregan a la ambientación general del producto.

SONIDO


Tal vez el aspecto más débil de la presentación de este juego sea su apartado sonoro, la música es una mezcla de instrumentos modernos como guitarras eléctricas, bajos y sintetizadores con otros más tradicionales de la cultura japonesa como flautas, Tsuzumi y Shamisen. Las tonadas son serviciales, pero no particularmente memorables o llamativas.


Los efectos sonoros tampoco tienen mucho para resaltar, como dato curioso el juego no cuenta con actuación de voz en ningún idioma, lo que puede ser decepcionante para algunos o una bendición para otros, si tenemos en cuenta la calidad de muchos trabajos de la época, igual si siente como un efecto de su presupuesto reducido.

COMENTARIOS FINALES


En su momento la prensa lo recibió de forma agresiva, esperando que fuera más como otros títulos de la compañía o la competencia, y si bien la mezcla de mecánicas parece una respuesta a lo que se estaba vendiendo en ese momento, el resultado es entretenido, con un par de elementos para destacar y otros para olvidar.


El juez goomba dice… ¡Alquilable!


El juego solo fue publicado para la PlayStation y no cuenta con ediciones para otras plataformas, en otras regiones se le conoce como Ronin Blade y no ha sido re-editado o relanzado de manera posterior. Sus ventas fueron regulares y en los últimos años se ha vuelto un objeto apetecido por los coleccionistas, lo que ha elevado bastante su precio en formato físico.

Valorado 6/10 insectos del alma

Comentarios