Posted by : AndValen 27/2/19


Sunsoft en conjunto con ICOM Simulations desarrollaron adaptaciones de la franquicia de los Looney Tunes para el SNES, y uno de ellos resultó siendo la persecución entre el Corre-caminos y Wile E. Coyote por el desierto…¡Meep Meep!

CONTACTO INICIAL


Durante mi infancia, disfruté mucho viendo las caricaturas de Bugs Bunny y sus amigos, pero fui particularmente fanático del Corre-caminos. Me divertía mucho ver como esa ave, con algo de gracia y desafiando las leyes de la física, lograba evadir todas las trampas y trucos colocados por su enemigo natural Wile E. Coyote.


Naturalmente, cuando RRDVR llegó a la tienda de vídeos del barrio, lo alquilé para jugarlo el fin de semana…y luego sentí hasta pesar por el pobre Coyote.

HISTORIA


La premisa básica de este juego de 1992 sigue siendo la misma que las caricaturas de los años 50 que pasaban por la televisión los sábados en la mañana: Wile E. Coyote tiene hambre y desea devorar al Corre-caminos y trata de atraparlo con su ingenio y la ayuda de varios artefactos marca ACME, lamentablemente la suerte nunca está de su lado y la veloz ave del desierto siempre logra escapar.


Solo que aquí esta persecución ahora aparte del desierto incluye una obra en construcción, un tren de circo, unas minas y finalmente el planeta Marte…esto ya se volvió un poco loco.

JUGABILIDAD


RRDVR es un juego de plataformas en 2D donde controlas al Corre-caminos, quien debe evitar a su némesis en cada uno de los escenarios divididos en tres niveles, y al final de cada escenario enfrentarás una máquina construida por el Coyote, donde graciosamente primero te muestran unos planos donde ubicas las debilidades de cada una. Para cumplir estos objetivos inicias con 3 vidas que se reducen cuando recibes 6 impactos y una barra de súper impulso para incrementar tu velocidad y escalar muros.


Debes atravesar cada nivel derrotando o evitando enemigos mientras el Coyote te hace diferentes emboscadas que van desde su famoso traje de Batman hasta el uso de vehículos para arrollarte, al final de cada nivel verás una secuencia de como el Coyote es lastimado por cualquiera de los inventos que esté usando. Al final se hace un conteo de puntos de acuerdo a unas banderas ocultas en cada nivel, el tiempo que queda del cronómetro y la energía de impulso restante, y si obtienes suficientes podrás incrementar tus vidas.

En materia de control, aparte de correr y saltar, el Corre-caminos puede usar picotazos para matar a los enemigos o comer semillas para aves para incrementar tu barra de impulso. Los impulsos son importantes ya que podrás escalar muros para acceder a otras áreas y eres invencible mientras lo haces, solo que debes tener cuidado de no agotar la barra ya que estando en el desierto la comida es escasa. También puedes encontrar unos escudos que te harán invencible y que son bastante útiles por lo fácil que es morir por la cantidad de enemigos que hay y los acechos del Coyote.

A pesar de su brillante y sencilla premisa, RRDVR tiene varios problemas. El juego se inclina a ser un plataformas a lo “Sonic The Hedgehog”, pero en realidad la velocidad es tu mayor enemiga y los niveles te castigan por esto ya que sentirás que pierdes el control del Corre-caminos cuando uses tus impulsos y salgas disparado sin saber dónde podrías aterrizar. El control es tan sensible que necesitas darle toques al pad para avanzar lentamente, por lo que pueden imaginar el problema de aterrizar a una plataforma que es hasta más pequeña que el propio personaje.

Y para ponerle más sal a la herida, el juego no tiene continues, batería de grabación o passwords…así que teniendo en cuenta que los niveles son inmensos y su alta dificultad, diría que es muy importante que no pierdas vidas pequeño Corre-caminos.

GRÁFICAS


Pasando a un aspecto más positivo, los gráficos son muy caricaturescos y animados, y a la vez detallados y los escenarios con sus fondos evocan esa nostalgia de las tiras de estos personajes. La paleta de colores disponible para el SNES fue bien empleada y a pesar de la acción frenética nunca se ve una disminución del frame rate.


Los artistas de este juego se lucieron en ese aspecto y en especial con las secuencias animadas del Coyote fracasando estrepitosamente en su cacería.

SONIDO


Aparte de una filedigna rendición del tema clásico de los Looney Tunes al principio, el resto de la música es propia del juego y eso me decepcionó ya que para complementar la sensación que nos dan los gráficos las tonadas de las caricaturas hubieran sido las apropiadas. Las melodías parecen música de pianola que no tienen ni ton ni son y son bastante molestas.


Los efectos si se salvan de este castigo auditivo, encontramos desde el famoso “Meep Meep” hasta una variedad de golpes, explosiones, impulsos, etc., sonidos que contribuyen a hacernos sentir que estamos en un episodio clásico del Correcaminos.

COMENTARIOS FINALES


Este es un título que me llegó al corazón, pero no por las razones correctas. En el aspecto técnico se destaca la atmósfera caricaturesca que inspira y las batallas contra los jefes son muy divertidas, pero superarlo se vuelve un ejercicio de prueba y error por una dificultad que no es adecuada para un juego diseñado para niños y un control que se convierte en tu peor enemigo…incluso más que el propio Coyote.


El Juez Goomba dice…¡Alquilable!


Este título marca ACME, que digo de Sunsoft, no logró destacarse por sus propios méritos y se queda algo atrás en su jugabilidad por su limitada variedad. Definitivamente solo lo recomendaría a los fans de estos personajes de la Warner Bros o coleccionistas de este género. Es lamentable que no haya sido el mejor juego de los Looney Tunes lanzado para esta consola.

Valorado en 6/10 caídas al vacío!


Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Crónicas Goomba - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -