Posted by : flagstaad 20/2/19


Uno de los juegos de la franquicia que nunca recibió un lanzamiento oficial en América hasta la salida de este remake.


CONTACTO INICIAL


La franquicia de Final Fantasy es un icono de la industria, la sola mención de su nombre servía para describir un género de juegos y decir que era “como Final Fantasy” hacía que muchos jugadores comprendieran de que estábamos hablando, sin embargo mis encuentros con la misma habían sido pasajeros, casi siempre eran probar un par horas sus juegos en las consolas de mis amigos.


Cuando fue anunciado que Final Fantasy III sería reconstruido desde cero y con gráficas poligonales para la NDS mis sentimientos fueron encontrados, por un lado el estilo visual no me llamaba mucho la atención pues difería mucho del original de NES, por otra parte era la oportunidad para que el título fuera lanzado en América y jugar completo algo de la franquicia, así que finalmente claudiqué y le di una oportunidad.

HISTORIA


En esta versión hay algunas diferencias en la trama, especialmente al inicio del juego, pero la idea general se conserva y es bastante clásica. Los 4 guerreros de la luz viven en una isla flotante y deben encontrar los cristales de poder para proteger al mundo del ataque de la oscuridad, eso es todo. A lo largo de la aventura iremos descubriendo un poco sobre la historia del mundo, y revelando cual es el villano y sus motivaciones.


En el título original empezábamos con los 4 personajes que no tenían nombre y estaban juntos, en este remake tienen un nombre y personalidad propia, al inicio solo podemos controlar a Luneth y luego iremos encontrando a los demás, esto hace que algunas escenas hayan sido ajustadas para responder mejor a las personalidades del equipo, algo que se agradece.

JUGABILIDAD


Siendo este originalmente un juego de rol de Famicom todo es bastante tradicional, un clásico título de rol con combates por turnos donde controlamos un grupo de personajes con diferentes habilidades, ganamos experiencia para subir de nivel, mejorar nuestras estadísticas y comprar nuevo equipo, el salto a la Nintendo DS no realizó ningún cambio radical a estos aspectos y solo ajustó pequeños detalles que resaltaré más adelante.


Una de las incorporaciones más importantes de este juego a la franquicia fue la creación del sistema de “trabajos”, mientras que en la primera entrega teníamos un equipo de 4 héroes y al inicio seleccionábamos su clase, la cual se conservaba por todo el juego, en esta oportunidad iniciamos como Freelancers, una clase genérica, pero a medida que desbloqueamos los cristales nuevos trabajos como ninja, ladrón, monje y otros se ponen a nuestra disposición.

Podemos cambiar el trabajo de cada personaje las veces que queramos, aunque esto nos genera una pequeña penalidad mientras nos “acostumbramos” al nuevo, por unas 10 peleas aproximadamente, pero nos permite experimentar para ver cuales se acomodan a nuestro estilo de juego o la situación que enfrentamos. También implica que solo algunos trabajos tienen acceso a poderes como robar o saltar que son bastante útiles en algunos combates.


En total hay 23 trabajos disponibles para elegir y suben de nivel de manera independiente así que es conveniente limitar nuestra selección y mejorar solo algunos por personaje, igual como es un grupo de 4 protagonistas hay miles de combinaciones posibles. En esta versión se ajustaron algunos trabajos para hacerlos más útiles o igualarlos al nivel de los otros, un problema presente en el original de Famicom.

Durante la aventura se unirán al equipo varios personajes secundarios que no hacen parte del grupo pero que nos permiten usar algunas habilidades para progresar en la historia, en la versión de Nintendo DS adicionalmente participaran de manera aleatoria en el combate, lanzando algún ataque especial cuando la computadora así decida hacerlo.


Los combates son tradicionales y por turnos, seleccionamos las acciones de nuestro equipo y luego las vemos desarrollarse, como algunos trabajos funcionan mejor en el ataque cuerpo a cuerpo y otros sirven más para dar soporte, es importante ajustar la formación para pasar a los débiles a las filas de atrás para que reciban menos daño. Los enemigos en este juego solo aparecen en grupos de 3 por lo que algunos combates fueron nivelados según esta restricción.

Como es usual en estos juegos tendremos que administrar nuestro inventario, recibiremos oro al finalizar cada combate y lo podremos usar en los pueblos para adquirir mejores armas y armaduras, las cuales están restringidas para algunas clases. Es importante y satisfactorio explorar el mapa general y los calabozos pues están llenos de recompensas que nos ayudarán en nuestra misión.


En términos generales la dificultad del juego es bastante ajustada, se puede progresar de manera natural durante una buena cantidad de tiempo, aunque hay algunas ideas obtusas que permanecen del original como forzar el uso de algunos trabajos para eliminar jefes. Al final del título igual hay que subir de manera artificial a los personajes para sobrevivir algunos combates con los jefes.

GRÁFICOS


Todo el juego fue reconstruido con gráficas poligonales, pero en lugar de apuntar por el estilo realista de otros juegos de la franquicia como FFVIII el director de arte Ryosuke Aiba se decidió por algo menos serio, más caricaturesco y a la vez más fácil de construir con las limitaciones de la consola en mente. El rediseño de los personajes estuvo a cargo de Akihiko Yoshida, que cambio a los héroes genéricos por diseños más individuales y llamativos.


Los escenarios también fueron reconstruidos en su totalidad con modelos poligonales, aunque se reutilizaron varios en los diferentes pueblos y algunas texturas dejan algo que desear, el motor gráfico proporcionado por Matrix Software es sólido y explota bastante bien las capacidades del hardware, aunque la 2da pantalla está la mayor parte del tiempo solo mostrando un mapa.

SONIDO


Para esta versión del juego dos compositores veteranos de la industria que habían trabajado en la franquicia hicieron los arreglos de las canciones originales del Famicom que fueron compuestas por Nobou Uematsu, igual el autor original trabajó como supervisor. Hay temas que regresan de otros títulos como el de preludio o batalla, pero la música original es bastante buena incluso desde su concepción para la NES.


Los demás efectos sonoros apelan a la nostalgia, al momento de la salida de este juego ya había sido publicada la entrega 12 de la franquicia y todos sabían cómo “debían sonar” ciertas cosas en este universo. Lamentablemente no hay voces por ningún lado, que si bien no se necesitaban todo el tiempo si habría sido bueno tenerlas presentes en algunos momentos claves.

COMENTARIOS FINALES


El juego se siente muy clásico a pesar de haber sido lanzado más de 15 años después del original, esto encantará a muchos jugadores y fanáticos de la franquicia pero puede ser un choque para los que jugaron ediciones más modernas de la saga, los ajustes ayudaron a mejorar la experiencia pero no lo hacen indispensable.


El juez goomba dice… ¡Comprable!


Esta misma versión fue usada como base para relanzar el título en muchas plataformas menos tradicionales así que podremos encontrarlo disponible en iOS, Android, PSP, PC y hasta Ouya, con pequeñas mejoras en la resolución, igual no es costoso conseguirlo para Nintendo DS.

Valorado 8/10 trabajos medievales

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Crónicas Goomba - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -