Posted by : Víctor Dallos 28/2/18





San Francisco Rush llega a la N64 con una propuesta totalmente arcade y a un género muy bien cubierto.



CONTACTO INICIAL



Recuerdo con mucho cariño la época del Nintendo 64, no es mi consola favorita, prefiero la época del 2D y los sprites de SNES, pero la posibilidad de tener tardes enteras de a 4 jugadores llegó en la mejor etapa posible, con tiempo de sobra, amigos de colegio y juegos adecuados para competir o cooperar.

No recuerdo como llegó a mis manos, sé que no pagué por él pues la portada no era nada atractiva, probablemente terminé haciendo un cambio que luego no se revirtió, pero agradezco mucho el hecho pues aunque es un juego muy limitado técnicamente, se convirtió en el punto de encuentro para unas carreras rápidas antes de entrar a los “juegos pesados”.




HISTORIA


Este juego es un port de Arcade desarrollado por Atari y publicado por Midway, los mismos responsables de Mortal Kombat.  Debemos llegar a la meta, cruzando unos puntos específicos en un tiempo determinado. No hay historia, ni diálogos. Acción pura y directa.


JUGABILIDAD


Para los estándares actuales, el juego tiene pocas pistas y pocos autos, apenas 6 pistas disponibles y dos desbloqueables.  Los autos vienen agrupados en categorías de dificultad de manejo, siendo los de principiantes muy adecuados para hacernos con la física del juego y los controles, para luego pasar a los autos Medios, Difíciles, terminando en los Extremos que nos dan la posibilidad de acrobacias desquiciadas y tiempos ridículos.

La experiencia de conducir en este juego es alocada, pues nuestro auto podrá volar por kilómetros, pero los controles responden bien al girar, derrapar o frenar. Si golpeas una esquina el auto se convertirá de inmediato en una bola de fuego, pero te dan un rápido regreso a la pista para que continúes.



En cuanto a modos de juego tenemos el Circuito, que permite cruzar las pistas una tras otra, en sentido inverso o en modo espejo. El otro modo es más libre y nos permite explorar cada recoveco para encontrar rampas ocultas, muros destruibles o desvíos que pueden llevarnos a una llave para desbloquear pistas y autos o nos permitirán identificar un atajo.

Lo que más nos atrapó de este juego, junto a mis amigos, era la velocidad y explosión constante de los carros al empujar a los demás competidores o que ellos nos sacaran de la pista con maniobras sucias, por decirlo suavemente.

En el modo multijugador se dividía la pantalla y podíamos correr los circuitos haciendo equipo contra los corredores controlados por la Inteligencia artificial.

GRÁFICOS


Los gráficos son simples, con grandes bloques que representaban edificios y un vago parecido con lugares de la ciudad de San Francisco. Muelles, centros urbanos, puentes atirantados y muchos automóviles locos corriendo por las amplias autopistas. En general son malas, incluso para la época en la cual se lanzó el juego, pero si no te importa el aspecto simple te acostumbrarás pronto.

Cuando nuestros autos se golpean se van deteriorando, pero esto tampoco es muy realista, asemejando más a un carrito de juguete averiado que a un bólido de las calles.

Podemos ajustar los efectos climáticos de las pistas, con lo cual agregaremos niebla o lluvia, nada muy llamativo pero interesante.



SONIDO


Es curioso cómo nos traiciona la memoria y como la nostalgia hace estragos. Recordaba muchas tonadas memorables de este juego, pero al rejugarlo para escribir esta crónica debo admitir que tiene música básica, y hasta desesperante, pero por lo menos permite cambiar las canciones con sólo pausar el juego, lo que evitaba el tedio. Con algo de mezclas de rock, voces muy primarias y repetitivas se acompaña la velocidad frenética.

Los efectos sonoros también son simples, los choques se sienten irreales y las explosiones son terribles. Al final no aportan al paquete del juego.



COMENTARIOS FINALES.


En producto de su época, con muchos puntos flacos. Los aspectos técnicos son malos, pero la experiencia de juego arcade compensa un poco y permite disfrutar el juego por su velocidad y alocadas acrobacias. Si consigues un amigo para acompañarte, es un juego para probar en una rápida ráfaga de carreras y divertirte, pero no es recomendable de otra manera.


Mushroom
Juez

El juez goomba dice… ¡Sólo regalado!

Puedes jugarlo de manera original en arcade, N64 y en una versión aún inferior de Playstation. No es muy raro y es bastante barato, pero espera a que un amigo te invite a jugar porque no vale la pena ni alquilarlo.


Valorado 5/10 Vagonetas hippies volando sobre San Francisco.

Mushroom


Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Crónicas Goomba - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -