Posted by : Víctor Dallos 20/12/17

 
Aprovechando las nuevas películas de la saga recordé uno de los juegos propios a los cuales le dediqué más tiempo en mis años mozos.
 

CONTACTO INICIAL

 
No soy fanático de Star Wars, pero antes de que me lapiden, sí he visto todas las películas y me parecen un hito que todos debería ver. Cuando se lanzó la segunda serie de películas en 1999 un amigo que es seguidor fiel me invitó a verla en estreno, con tan mala fortuna que sólo consiguió asientos en la primera fila del teatro. De igual forma el cine gratis no se rechaza y el dolor de cuello sólo duro un par de días.
 
 
Otro gran motivador en mi caso fue que pude probar un juego de carreras basado en la película gracias a un primo, no se como lograba mi primo conseguir esas cosas en computadora y sobre todo antes de la película, era un mago. Más tarde en ese mismo año este juego salió en N64 y lo conseguí para la colección.
 

HISTORIA

 
En la película el joven Anakin quiere ganar dinero para pagar su libertad corriendo en una carrera de pods de alta velocidad. El juego se aprovecha de este pedacito de la historia y nos pone en la piel de los corredores del circuito y nos permite visitar varios planetas. Nada de esto se narra, pero no hace falta más que ver el sitio en donde nos unimos a la liga para ponernos en el ánimo.
 
 
La primera vez que probé el juego no entendí la historia, pero luego de ver la película esta ganó un nuevo nivel pues las voces me transportaron a la trama de la película.
 

JUGABILIDAD

 
Con las mecánicas vistas en el cine nos ponemos al mando de una nave que debe recorrer diversos circuitos en Tatooine y otros planetas. Las naves, al igual que en otros juegos de carreras futuristas, flota sobre la pista y tiene físicas algo “resbalosas” mientras logramos velocidades altísimas. Al chocar contra los contrincantes o los obstáculos nuestra nave irá sufriendo averías que de no repararse afectarán el balance de la nave o nos sacarán de la carrera.
 
Una particularidad de este juego es que contamos con un turbo o boost que nos permite aumentar velocidad por un tiempo limitado pero a expensas de recalentar nuestros motores, podremos reparar nuestra nave en plena carrera, pero esto nos disminuirá la velocidad máxima. Estas dos mecánicas obligan a correr estratégicamente la pista para encontrar los puntos óptimos para acelerar a tope o mantener nuestra nave en forma. Otra novedad aquí es que los pods tienen dos motores adelante que lo propulsan y estos se pueden controlar de manera independiente usando dos controles de N64 al tiempo, uno por cada motor…una locura de configuración que usé bastante.
 
 
Tenemos varios modos de juego para un solo jugador; como práctica o pruebas contra el reloj, pero resalta el de torneo en donde competimos contra otros 11 corredores por dinero y con eso podremos comprar partes para mejorar nuestra nave, desbloquear naves nuevas, otras pistas, personajes o arriesgarnos a buscar en el basurero por unas pocas monedas a ver si encontramos algo rescatable. Contamos con un modo para dos jugadores a pantalla dividida que se siente algo pobre pues perdemos varios detalles y hacen falta los otros corredores.
 

GRÁFICOS

 
Inspirados en el universo de Star Wars correremos por desiertos, parajes helados, ciudades futuristas y bosques. Las pistas son llamativas al igual que las naves. Los polígonos se notan pero están bien ajustados y las texturas aportan a los gráficos.
 
 
La versión de N64 corre muy fluidamente aunque se notan algunos puntos, sobre todo cuando vamos junto  corredores, en donde se ralentiza. También tenemos la típica neblina de los juegos de N64, pero no es muy importante ni entorpece el juego.
 
Las escenas de selección de pistas o las tiendas cuentan con muchos guiños a la película en la cual se basa que están muy bien ajustadas y resultan apropiadas. El N64 permitía el uso del expansión pack que mejoraba el rendimiento del juego, disminuyendo un poco la neblina y mejorando un poquito la estabilidad.
 

SONIDO

 
La música tiene algunas tonadas sacadas del universo cinematográfico, pero nada que sorprenda o sea memorable. Las mezclas nos dejan con un par de acordes épicos para luego caer en un estribillo repetitivo que hacen que las melodías como tal no resalten.
 
Los motores resultan fastidiosos de escuchar y los gritos de los corredores, si bien nos sorprende al principio, se empiezan a repetir con mucha frecuencia.
 
 

COMENTARIOS FINALES

 
Aprovechando el empuje de la película, que no me gustó mucho, Star Wars Episode 1: Racer logró unas ventas notables y algunos medios lo nominaron al mejor juego de carreras de su año. En mi caso no considero que sea superior en su género a muchos otros exponentes como F-Zero o WipeOut, pero si eres fanático de Star Wars es muy buena entretención y un juego sólido aunque con sus fallas.
 
Mushroom
Juez
 

El juez goomba dice… ¡Alquilable!

 
Es un juego que encontrarás en su formato original a muy bajo precio y además está disponible en PC y Dreamcast.
 
Valorado 7/10 Sebulbas enojados.
 
Mushroom

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Crónicas Goomba - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -