Posted by : Víctor Dallos 10/10/17


La primera entrega portátil de Metroid llegó en blanco y negro a la original Gameboy y fue reimaginada para lanzarlo muchos años después en 3DS. ¿Cómo se mantiene el original hoy?

CONTACTO INICIAL


Ya en otras ocasiones he mencionado que mi primera consola portátil fue un gameboy color ya al final de su vida. Por ese motivo no probé este juego en su momento. Lo encontré en un cartucho multijuegos de dudosa legalidad que traía varios juegos de gameboy original y otros de NES. Desafortunadamente nunca pude pasarlo, pues la memoria no funcionaba y nunca he podido jugar sesiones más largas de una hora o como máximo dos.

Con el lanzamiento del juego en la consola virtual de 3DS me dispuse a pasarlo pues tenía pendiente esta entrada de la serie.



HISTORIA


Samus Aran se dirige al planeta SR388, su misión es clara, acabar con todos los Metroids para evitar que los piratas espaciales puedan aprovecharse de sus poderes. Con esa premisa debemos aceptar que nuestra caza-recompensas va a cometer genocidio por un bien mayor. Nos lanzamos entonces a cazar los metroids en etapas diferentes de desarrollo, siendo los últimos realmente rápidos y resistentes.



JUGABILIDAD


El gameboy tiene sólo dos botones de acción y otros dos para poner pausa o cambiar de arma. Con eso es más que suficiente para surcar los túneles de SR388 en un juego de aventura y disparos que empezaba a mostrar la maestría de la serie. Los preceptos de la saga están aquí; investigar, destruir enemigos, abrir nuevas rutas, encontrar nuevos movimientos para nuestra protagonista y perdernos hasta encontrar como continuar.

Tenemos un gran indicador de los enemigos importantes que debemos eliminar. No hay mapa, ni radar, ni flechas indicándonos a donde ir, sólo túneles y más túneles, lo cual puede llegar a ser frustrante, pero que también nos permite experimentar la mecánica más básica del juego, buscar en cada rincón aunque eso nos implique extraviarnos.

Samus tiene un gran arsenal de movimientos, misiles, rayos de hielo, de plasma, se convierte en bolita, escala muros, da saltos con sus botas. Se controla muy bien y las físicas se ajustan al control de manera sobresaliente.



GRAFICOS


El gameboy original tiene una pantalla monocromática de 2.6 pulgadas de tamaño. Con ese display en mente los diseñadores gráficos debieron ingeniárselas para mostrar detalles de nuestra protagonista, como su armadura o tipo de armas, solo con leves variaciones de los tonos grises o agregando partes a su traje que serían luego considerados para el futuro de la serie.

Los escenarios tienen fondo negro todo el tiempo y se muestran patrones diferentes en los muros de las cavernas que dan la sensación de pasillos especiales o materiales cambiantes. Los enemigos tienen diferentes tamaños y animaciones básicas para mostrarnos su peligrosidad. Nada muy llamativo, pero si efectivo.



SONIDO


Este aspecto es lamentable, apenas se escuchan ruidos repetitivos y pitidos. Se entiende que se espera transmitir que estamos en una atmósfera alienígena y desolada, pero sin duda que no alcanza a los demás juegos de la saga, que cuentan con gran ambientación sonora.

COMENTARIOS FINALES


Hay que ubicar el juego como la primera entrega portátil de la saga de la caza-recompensas de Nintendo. Con más de veinte años es un testigo de una época y hace parte vital en la historia de Metroid como franquicia. Es algo complicado recomendarlo tanto tiempo después de su lanzamiento, debe ser abordado como lo que es, un gran juego hecho con todas las limitantes de su época y que merece un remake…




Mushroom
Juez

El Juez Goomba dice…¡¡¡alquilable!!!


Un juego que se puede sentir algo antiguo pero que es una muy buena oportunidad para probar un juego clásico. Es algo costoso en su formato original, pero sirve en Gameboy Color y Advance en donde gana colores. Además está en la consola virtual de 3DS.

Valorado en 7/10 metroids bebes

Mushroom

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Crónicas Goomba - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -