Posted by : Víctor Dallos 13/3/15

Al final de la vida del SNES y con el PlayStation ya en el panorama, RARE decidió seguir monetizando su desarrollo de CGI y nos trajo otra aventura de los monos y gorilas de la familia Kong.


Dixie vuelve con un nuevo (y molesto) patiño.


Como no hay dos sin tres, hoy hablaremos de la conclusión de la trilogía de RARE sobre los changos Kong. Pero no olviden pasar por nuestra crónica/comparación de los dos primeros Donkey Kong Country

CONTACTO INICIAL


Los juegos de Donkey Kong Country son de mis favoritos en Super Nintendo. Al enterarme de que saldría el tercer juego de la serie, no dude ni por un momento en comprarlo. Ahorré mi dinerito y para diciembre de 1996 me fui al San Andresito de turno a buscarlo. Desafortunadamente no lo encontré, pues los juegos de SNES en el 96 ya habían pasado a un segundo plano por la llegada de la bestia gris, PlayStation.

Tuve que esperar unos seis meses para encontrarlo en alguna tienda y además lo tuve que comprar solito, cartucho puro, sin cajita ni nada…eso fue una lástima,  pues disfrutaba mucho al abrir esas cajas de cartón y leer los manuales.


EL mundo de los Kong se convierte en un paisaje de las montañas Americanas.
Una vez lo encontré lo jugué completo, saqué su 105% y lo guardé…este juego fue el único de los tres DKC que no me generó el deseo de rejugarlo, vencer mis tiempos o perder el tiempo con exploraciones de niveles. No me malinterpreten, para nada me pareció un mal juego, sólo que para mí, no contenía la misma atmósfera o encanto de los dos primeros.

Con la salida sorpresa de los juegos de la serie de Donkey Kong Country para la consola virtual de WiiU, decidí comprar primero el tercer juego, este, pues es el que menos recuerdo y porque los otros dos los tengo originales en SNES y este en algún momento lo vendí.

Pasemos entonces a contarles que me encontré después de tantos años en mi WiiU.

JUGABILIDAD


La serie DKC es básicamente un juego de plataformas en donde el ritmo y la precisión son bastante elevados. El juego nos permite controlar a Dixie Kong, una vieja conocida de DKC2, que con su melena dorada puede flotar por el escenario usándolo a modo de helicóptero. Además nos presentan a un nuevo integrante de la familia Kong, Kiddy Kong, un gorila que al parecer es un bebé híper-desarrollado y tiene mecánicas similares a las del original Donkey Kong, pero nada de su carisma.

Aparte de los personajes principales también podremos controlar a unos animales ayudantes, en este caso nos cambian bastante el grupo de amigos conocidos. Nos presentan a Ellie que es una elefante que usa su trompa como aspiradora y puede mover barriles o lanzar agua, regresan los pericos, la araña, el pez espada y un pajarito pequeñito que hace las veces de satélite de nuestro mono para alcanzar ítems que están muy lejos. 


Ellie nos acompañará...pero...y Rambi??

Enguarde y Squitter son tan agradables de manejar como siempre, pero eché mucho en falta al mítico Rambi y hasta a la culebra. La elefantita no me cayó mucho en gracia y los pericos siguen siendo iguales…no mis favoritos.

En DKC3 regresan los familiares Kong que nos venden objetos, nos alquilan vehículos o nos permiten salvar. También tendremos a un montón de osos a quienes debemos hacer mandados o recados para desbloquear ítems, alcanzar nuevas zonas o sencillamente poder avanzar en el juego. Esto le otorgó mayor peso al mapa global del juego y algo de tiempo. Personalmente no me divertí haciendo los mandados.


Los jefes serán más complejos que en los anteriores DKC

Los niveles son bastante largos (mucho más que en DKC1) y mezcla niveles de plataformas horizontales, con niveles de movimiento vertical, otros de carros o trineos y al final de cada “mundo” nos debíamos enfrentar a un enemigo final que normalmente nos exigía usar una estrategia diferente a la de sólo golpearlos. Estas nuevas estrategias le agregaron un buen reto al juego.

A pesar del gran trabajo de RARE, en mi mente los niveles son muy parecidos entre sí. Si fuera un juego con otro personaje y no hubiera conocido los dos juegos previos, esto no sería un problema, pero para alguien que jugó hasta la saciedad los dos primeros DKC, y aún lo hace, este juego se siente mucho más plano.

GRAFICOS Y SONIDO


El diseño del mundo gana mucho más peso en esta ocasión. Nos moveremos por parajes similares a los de los grandes lagos americanos, con bosques de árboles altísimos, cañones, zonas inundadas, aserraderos y por últimos algunas fabricas salidas de control. El juego tiene muchos detalles maravillosos, como las transparencias de los cristales, la posibilidad de movernos tras las cascadas, el viento de fondo.

De nuevo, si no tuviera los dos primeros DCK las gráficas serían notables, pero cuando lo comparo con sus hermanos mayores encuentro que los colores de este son más “pastelosos” y más planos, eso resalta muchos los pixeles que se ven como puños y que comparados con los juegos anteriores hacen lucir a DKC3 como más antiguo que los demás (En mi TV por lo menos parece así).


Transparencias que mostraban el poder que le quedaba a las SNES

La música presenta tonadas nuevas que en su mayoría funciona muy bien, pero la intensión o el ánimo no me atraparon de la misma manera que en los dos primeros juegos. Por ejemplo, en el primer nivel la música suena muy festiva y desenfadada, lo cual no me introdujo en las escenas de los lagos calmados, las puestas de sol o las calmas aguas como espejos. En los niveles de los árboles, la música suena misteriosa y épica, aunque el nivel no sea más que un árbol hueco con pocos detalles y mariquitas puestas como escaleras. Son ejemplos que pueden aplicar sólo a mí, pero de nuevo, pierde un poco comparándola con los primeros DKC en donde siempre logré identificarme con el escenario, aunque fuera un pico nevado, un panal de abejas, una mina o un barco pirata.

COMO SE VE EN WIIU


Algunos juegos, como Super Mario World, FZero o Yoshis Island se ven muy bien en nuestro televisores de más de 32 pulgadas…este DKC3 no es uno de ellos. Por eso el gamepad terminó siendo mi pantalla de preferencia.


Osos cansones en cada esquina.
La posibilidad de grabar en cada nivel permite tomar el juego en sesiones cortas y los controles son prácticamente los mismos del SNES. Allí no hay mucha diferencia.

COMENTARIOS FINALES.


Donkey Kong Country 3 es un gran exponente de los juegos de plataformas en la SNES. Cuenta con muchos personajes, niveles variados, mecánicas divertidas, buena banda sonora, mucha exploración y muy buena duración para un juego de este tipo.

Peeeeero…yo prefiero los dos juegos anteriores de DKC, las gráficas de esos se ven mejor en los televisores actuales, la música está más acorde con cada nivel y los personajes son mucho más carismáticos.



El juez Goomba dice: Pídelo prestado físico / Cómpralo en consola virtual


Por 8 dólares es muy buena compra en la consola virtual. Por lo que piden en el formato físico de SNES o de GBA es difícil de que se haga obligatorio.

Calificado con 8/10 berrinches de gorila fastidioso.





Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Crónicas Goomba - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -