Posted by : Víctor Dallos 28/12/14



La buena CAPCOM de los 90´s.

A principios de los 90´s muchos estaban estrenando sus Super Nintendos con grandiosos juegos, yo le estaba sacando todo lo que daba el NES con sus poderosos 8 bits. Por eso tengo en gran aprecio a muchos juegos que salieron al final de la vida de la NES. Hoy quiero comentarles algo sobre un juego que refleja la cultura de los 90´s. Capcom en sus mejores momentos, Mighty Final Fight.

CONTACTO INICIAL


Las máquinas, junto a la escuela, las salidas con mis primos o las fiestas de familia, fueron algunos de mis experiencias de aprendizaje de la niñez. En las máquinas (arcades) aprendí sobre los rituales y las reglas silenciosas, que existen entre los contemporáneos y que exigen convertirse en un gran observador para no arriesgar la integridad física. Permítanme explicarles un poco mejor lo que aprendí, con una observación que hice en la máquina de Final Fight.

Normalmente las máquinas se llenaban en dos ocasiones, una, en las horas de salida de los colegios y la otra durante los fines de semana. Durante las escapadas después del colegio, en estos sitios pululaban muchos adolecentes “vestidos” en sus uniformes de maneras un poco fuera de lo normal… corbatas de bandana, camisas desabrochadas o arremangadas… todo un desfile de inventiva buscando “desuniformar” las vestimentas. Yo pude ir muy pocas veces en esas ocasiones pues debía llegar temprano a mi casa o “atenerme a las consecuencias”.

Las máquinas...un gran maestro de los 90´s.
La otra ocasión, en la cual se llenaban estos centros, era durante los fines de semana, con niños a quienes sus padres llevaban al centro comercial. Allí los padres les dejaban solos durante un par de horas, pues entrar en ese espacio viciado con hormonas de adolescentes o humo de cigarrillos (que aún no estaban prohibidos en público) debía ser bastante incómodo, más si no se tenía el gusto por los videojuegos. Estos fines de semana me dejaban ir más seguido.

Sin importar si era en fin de semana o no, normalmente debía contentarme con ver los juegos por alguna rendija que dejaran las filas de adolescentes que se disponían sobre la máquina, básicamente porque era de los pequeños que iban allí. Esto fue hasta que descubrí, que incluso en ese ambiente “salvaje” de adolescentes, se crean reglas que deben aprenderse para sobrevivir y disfrutar un poco esa etapa de cambios molestos. La regla principal era la de la moneda.

En las maquinas no eran tan..."tiernos"
La regla de la moneda, consistía en que la gente que quería jugar, ponía una moneda en orden y decía su nombre. Cuando terminaran los que estaban en la máquina podían acceder los siguientes, si cumplían otros protocolos.

Primero, estas monedas formaban una fila al lado de la marquesina en donde estaban impresos los movimientos de los personajes del juego. Si tu moneda no quedaba en esa fila, no se tomaba en cuenta.
Segundo, sólo se podía poner una moneda, nada más, y esto significaba que cuando perdieran los que estaban antes, podías jugar, sin ningún problema un turno…sin peleas, sin estrujones.
Tercero, debías decir claramente tu nombre al poner la moneda. Pues cuando terminara el turno de los que estaban jugando, alguien te llamaría. Si no se decía tu nombre nadie aceptaba que jugaras.

Un poco...no oficial.
Les pongo un ejemplo: Juan y Pedro están jugando Final Fight,
Carlos pone una moneda y grita su nombre, luego Sergio pone su moneda y grita su nombre, luego Andrés pone su moneda y grita su nombre.
Cuando Juan y Pedro pierden, Carlos grita nuevamente su nombre, toma la moneda y la ingresa a la máquina, si llega con otra persona juegan los dos, si llega sólo puede jugar así o preguntarle a Juan y Pedro si alguno de ellos quiere quedarse.
Cuando Carlos pierde, Sergio debe gritar su nombre dentro de un tiempo prudencial para jugar (esto es subjetivo, pero le calculo más o menos unos 15 segundos).
Si pasa el tiempo prudencial y Sergio no contesta, entonces Andrés puede gritar su nombre, tomar la moneda de Sergio, sacarla de la fila y ponerla sobre la máquina, luego tomar la suya y jugar. Cuando Sergio llegue, debe volver a poner su moneda de última en la fila.

Todas estas delicadas reglas y protocolos, no son sólo por diversión, pues si ponías tu moneda y te metías en una máquina sin respetar el turno….te daban un puñetazo, si pretendías que respetaran tu turno sin gritar tu nombre a tiempo…te daban una palmada en la cabeza, si ponías más de una moneda…te empujaban fuera… y así, si no respetabas algún turno o no devolvías la moneda de alguien o  llegabas tarde o rompías alguna de las normas no escritas…te golpeaban. De hecho tuve que ver estrujones por muchas cosas, casi todas durante los tiempos después del colegio, pues los fines de semana había adultos que rompían el equilibrio del sitio.

EL juego está incluido en esta recopilación de GBA.
Aún no les he hablado de cómo conocí  Mighty Final Fight, y es que realmente no fue distinto a conseguirlo en una videotienda local, lo que realmente hace a este juego importante para mí, fue poder encontrar un cartucho que me permitía jugar a un clon reducido de Final Fight para mi consola casera. Este juego se convirtió en un paliativo para todos esos días entre-semana en los cuales mis compañeros se escapaban a las máquinas mientras yo debía ir a mi casa.
Final Fight me enseñó que aprender, observar y respetar las reglas de la sociedad  permite que incluso el más pequeño del salón pueda jugar. Además me enseñó que quien no cumple las reglas se atiene a las consecuencias. Mighty Final Fight era un recordatorio de este gran aprendizaje.

HISTORIA


Cuando conseguí el cartucho, este era una copia japonesa, por tal motivo nunca me enteré de la historia…y lamentablemente aunque hubiese estado en inglés tampoco me habría servido de mucho en esos años. Ya con el cartucho de CAPCOM Classics en GBA, pude leer la historia que hace honor a las películas de acción que veía de niño.

Mike Haggar es el alcalde de Metro City. Su hija, Jessica, es la luz del pueblo. El líder de la pandilla que controla la ciudad (Mad Gear Gang) se ha enamorado de ella. Como todo buen villano, el siguiente paso a enamorarse es secuestrar a la afortunada, por tal motivo la pandilla recibe la orden de retener a Jessica, llevarla con el jefe y detener a todo aquel que se atreva a enfrentarlos.

El alcalde que todos deberíamos tener. A su lado un ninja y un vago.
Niñas...háganle caso a  sus padres...ese novio suyo terminará en la cárcel.

Cody, el novio de Jessica, es un peleador callejero quien entrena con un experto en artes marciales llamado Guy. Al enterar del secuestro, deciden partir a liberar a Jessica.

Se me olvidaba una parte muy importante, y es que Mike Haggar (El alcalde) es campeón de lucha libre, por tal motivo, y saltándose todas las reglas o leyes, él también va a liberar a su hija. Ese es el alcalde que todos deberíamos tener en nuestras ciudades…un tipo con valor y coraje…que hace el trabajo. Yo votaría por Hulk Hogan o Blue Demon. ¿Qué el concejo no me quiere aprobar el presupuesto?...a ver a cuantos le hago suplex para que dejen de hacerme perder el tiempo…eso es un alcalde.

GRAFICOS Y SONIDO


La modesta NES no podía competir contra los enormes sprites de las Arcadias o luego de la SNES. Por tal motivo se tomaron decisiones radicales en este ajuste del juego.

Los personajes se representan con estética “chibi”, bien cabezones y con cuerpos pequeñitos. Además se limita la paleta de colores a aquella que puede manejar la NES y el sonido también hace un recorte para pasarse a un “chip tune” o sonido de maquinita, más modesto.
Los pandilleros pueden resultar algo genéricos con el tiempo pues hay pocos tipos que sólo cambian paleta de colores. Nuestros personajes, por otro lado, están muy bien detallados, tanto sus movimientos como técnicas especiales tienen bastante mimo.

Buenos detalles aunque pocos enemigos.

En general todo es un recorte muy evidente, pero realizado por muy buenos diseñadores, pues estas limitantes técnicas se suplen con buenos diseños. Este juego está al nivel de los últimos de megaman para la consola. Se puede jugar de forma muy agradable. En las consolas portátiles actuales o en el control del WiiU se ve muy bien aún hoy.

JUGABILIDAD


Al ser un Beat´em up los controles son bastante sencillos. Nos movemos con el pad, un botón nos sirve para golpear, otro para saltar y la combinación de los dos botones lanzará un golpe especial que es imbloqueable pero que nos quitará energía (HP). Con esto debemos partirle la cara a todo pandillero que se nos acerque.

En total tendremos cinco zonas de la ciudad que nos interpondrán a muchos pandilleros a los cuales patear. Normalmente tendremos cambios de pantallas en el mismo nivel y un jefe final que será bastante resistente y exhibirá técnicas variadas. La durabilidad es algo corta, con dos horas de promedio o hasta los 30 minutos en manos de expertos.

Cada personaje tiene un ritmo diferente.

Una adición a este juego es la mecánica de aumento de nivel del personaje, otorgándole nuevos movimientos a medida que progresa. Lamentablemente el juego perdió su modo a dos jugadores de las máquinas (esto también pasó en al versión de SNES) y además limita la cantidad de enemigos en pantalla a sólo dos por vez.

La dificultad está del lado intermedio-alto. Depende de la pericia del jugador, pero al limitar el número de enemigos en pantalla también se reducen las posibilidades de quedar completamente rodeado o recibir golpes inadvertidos. Para las nuevas versiones se puede llagar a hacer aún más fácil el juego con la inclusión de puntos de salvado.

COMENTARIOS FINALES


Si se compara con su hermano mayor, podrían recalcarse muchos recortes, pero si se ve como juego independiente, sin duda que es de los mejores exponentes de los juegos de golpes en la NES. Aún hoy se ve muy bien con sus colores brillantes, música pegajosa, controles muy precisos y la inclusión de movimientos especiales y aumentos de nivel.


Este HUGO no es bonito ni cuando debería.






El juez Goomba dice... Comprable!!!


Acción y diversión simple, gráficas graciosas, sonido aceptable. En las nuevas consolas es muy económico y además sus puntos de salvado lo hacen accesible a muchas personas.


Valorado en 8/10 "Blue Demons" dándoles palizas a Hugo sobre unos barriles que contienen pollos.



Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Crónicas Goomba - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -