Posted by : Víctor Dallos 7/4/14

Un gran juego de naves que pide a gritos una nueva entrega. Star Fox de N64 y 3DS.



Naves y el ruuumble en la caja.




CONTACTO INICIAL


No me hice con el juego en un principio, me lo prestó un gran amigo de colegio que ya lo había pasado y ganado un montón de medallas. Yo…como con todo juego que inicio…borré los récords de mi amigo (aseguro que lo hice sin culpa y por costumbre) pero no sé si mi amigo todavía me guarda rencor.



Peppy es el conejo, Slippy la rana, Fox el zorro y Falco el Halcón.

Lo jugué hasta la saciedad, probando múltiples rutas, buscando puntuaciones, encontrando los niveles de bonus…en fin, tratando de completar el juego al 100%.  Cuando mi amigo me pidió el juego de vuelta (que yo voluntariamente no se lo quería devolver) me fui a comprar el mío. 

Al salir en 3DS se me hizo una excelente idea tenerlo en la portátil. Después conocí StarFox original (de SNES) y debo decir que no resultó tan memorable como este...por lo cual este, para mi, es el verdadero StarFox.

HISTORIA


Andross fue alguna vez un brillante científico que trabajó para el ejército de Corneria, sus investigaciones fueron muy peligrosas y tuvieron efectos catastróficos sobre los planetas del sistema solar Lylat. El General Pepper, se enfrentó a él y lo exilió en el alejado planeta Venon.

Cinco años después, Pepper detectó actividad extraña en el planeta y contrató al equipo StarFox conformado por James Mc Cloud, Peppy Hare y Pigma Dengar para investigar estos eventos. Durante la llegada a Venom. James y Peppy son traicionados por Pigma, Peppy logra escapar, pero James es hecho prisionero.

Corriendo a combatir al malvado Andross..y a vengar a James.

Algunos años después. Andross declara la guerra al sistema Lylat y un nuevo equipo, liderado por Fox Mc Cloud, hijo de James, y el ya mayor Peppy Hare se disponen a terminar con la amenaza. El nuevo equipo se complementa con Falco Lombardi, un brillante, pero orgulloso piloto y por el ingeniero Slippy Toad quien tiene una especial facilidad para meterse en problemas. Pigma Dengar sigue en el aire y junto a otros pilotos conforma un equipo paralelo, conocido como StarWolf, quienes contratados por Andross buscarán hacer la vida de cuadritos a nuestros héroes.

La historia nos es narrada por escenas en pantalla y un muy buen doblaje. Antes de cada misión escucharemos al General Pepper dando los datos tácticos a Fox, y alguna conversación entre los miembros del equipo nos pondrán al tanto de los riesgos de este nuevo planeta.

JUGABILIDAD


Este juego es principalmente un “Shooter on Rails”, es decir, que debemos dar disparos a los enemigos que nos quieran detener, mientras el impulso de nuestro vehículo son obliga a seguir por un camino predefinido aunque con con algunas rutas alternas.

Al modo básico se suman dos variaciones que agregan mucha diversidad al juego. La primera variación es el “All Range Mode”, que Fox anuncia de modo magistral, ordenando a su equipo (y a nosotros) preparar la nave para cambiar la mecánica del juego a un tipo de simulador-arcade en donde tenemos un área definida y nuestra nave vuela libremente, mientras nos enfrentamos en una pelea de cazas (dogfight) contra decenas de naves enemigas o contra el escuadrón StarWolf. Algunos combates se convierten en un baile incesante en la búsqueda por ganar una posición privilegiada para derribar las naves enemigas. (Detesto escuchar a Slippy diciendo “Fox, quítame a este tipo de encima” mientras yo me preocupaba por que Wolf no me disparara).

La segunda variación es la inclusión de algunos niveles en donde no controlamos a nuestra confiable nave “Arwing”, en su lugar tenemos que  Fox aborda un tanque de guerra, el “Land Master”, con modificaciones que le permiten dar saltos o giros tipo “barrel roll”. También hay un nivel en donde controlamos un submarino con torpedos ilimitados, el “blue Marine”. Cada uno de los vehículos y la ambientación de los escenarios se ajusta de manera excelente, cambiando las físicas del control.



All-range mode...a perseguir al malo.

Al final de la mayoría de niveles tenemos un gran enemigo final que ocupa toda la pantalla y nos marca con puntos brillantes los blancos que debemos atacar, mientras evitamos los ataques contrarios. Algunos enemigos finales nos obligan a buscarlos y perseguirlos en el “All range mode”.

El control es una "roca", consistente y muy sólido. Utilizamos todos los botones de nuestro innovador control de N64 y el stick cobra una especial importancia pues su sensibilidad está muy bien implementada permitiéndonos acelerar, girar y hacer maniobras como si hubiésemos controlado un Arwing…de toda la vida. Lamentablemente este juego desgasta esa frágil palanquita y nos obliga a tener controles de repuesto.

El juego no es muy largo, pues elegimos entre siete u ocho planetas para llegar al final a Venom y contra Andross, pero los compensa con una alta rejugabilidad, pues podemos terminar el juego pasando por diferentes niveles cada vez o rejugar cada nivel para lograr una mejor puntuación.


Rutas diferentes desde Corneria a la Izquierda hasta Venom a la derecha.

No es posible terminar el juego pasando por todos los planetas en una sola jugada ya que en muchos puntos se no obliga a elegir entre un planeta u otro. Al final dependiendo de la ruta elegida, enfrentaremos a Andross de maneras diferentes y podremos obtener uno, de los dos finales disponibles.

El juego incluye un modo multiplayer con tres opciones; lograr el mayor puntaje derribando enemigos, cazar a tu contrincantes o jugar en modo tiempo. Todos se juegan en modo “All range” y se puede elegir el Arwing, el Land Master o incluso a los personajes corriendo con armas (desbloqueables). Un añadido interesante pero que la verdad no utilicé mucho.

El juego cuenta con varios niveles de dificultad según la ruta que elijamos, aunque por en general no es muy complicado. Vale la pena remarcar que cuando recibimos muchos disparos o nos chocamos con obstáculos, nuestra nave puede sufrir daños, lo que afectará el modo de controlarla porque “tirará” hacia un lado y tenderá a caer.

GRÁFICOS Y SONIDO


Para Nintendo 64 este juego marcaba un punto alto en los modelos poligonales. Las naves se veían perfectas, con brillos, propulsores y disparos. Todo se ajustaba a la perfección y se movía muy fluidamente en pantalla, bien fuera el Arwing, el Landmaster o el Blue Marine. 

Los fondos transmiten un ambiente adecuado y muy variado, que va desde recorrer el planeta Corneria que es muy parecido a la tierra, con lagos, cascadas, montañas y valles. Solar, que es la estrella del sistema solar, con sus mareas de fuego y continuas explosiones, el oscuro espacio con las constelaciones “Z” o “X” de fondo o el mismo mar venenoso del planeta Zonnes. En general no son tan detallados, incluso alcanzamos a ver algo de niebla en muchos de ellos, pero se compensa con diseño muy inteligente, que mantiene al jugador atento a cada cambio. En 3DS las texturas de los escenarios mejoran muchísimo.

El juego se adorna con detalles muy cuidados, como la posibilidad de volar desde la cabina de nuestra nave, ver los controles del Arwing y reflejos en el cristal, brillos sobre el agua y muchas fuentes de humo. Todos estos detalles se mejoraron notablemente en la versión de 3DS haciendo, con pocos ajustes, que el juego se adapte muy bien a los tiempos actuales, sin envidiar nada a nuevos desarrollos.



Las voces agregan mucho a un apartado técnico que cumple hasta hoy.

La banda sonora del juego es muy agradable, muy ajustada a cada cambio del escenario, con tonadas tensas a la llegada de un enemigo o música alegre cuando encontramos a nuestros amigos o aliados. Pero definitivamente, lo que le da un toque especial, es la magnífica actuación de voz. Cada personaje es claramente reconocible, tiene una entonación adecuada y consistente. 



Peppy Hare diciéndonos, ¡Do a barrell Roll!... puede ser la frase más famosa del juego, pero muchas otras son memorables. Slippy recriminándonos algún disparo amistoso o Falco diciéndonos “Einstein, Yo estoy de tu parte”. Estas frasecitas marcaron a la mayoría de los usuarios de N64 porque, por primera vez, sentíamos que teníamos compañeros “inteligentes” en un juego…de modo que llegábamos a tomarles cariño, o de plano…a odiarlos.

Este es uno de los juegos que me obligaba a repasar el inglés, pues bajar la vista a leer los subtítulos era ganarse un par de disparos o chocarse con un obstáculo. El juego está en perfecto inglés en la versión de N64, pero como venía de la época de “Super” en donde nada lo traducían o doblaban por estas tierras, no se me molestó. Ahora, en 3DS viene doblado y las voces se grabaron por un nuevo equipo, esto apenas se nota en la mayoría del juego pero se siente la diferencia en muchos momentos que recitábamos de manera diferente.


COMENTARIOS FINALES


Este juego es una de las mejores opciones en cuanto a acción frenética, buenos controles y apartados técnicos muy bien ajustados. La versión portátil agradece mucho la facilidad de tomarlo para juegos rápidos y está aderezada con gráficos mejorados y en 3D, también nos da la posibilidad de controlarlo como en nuestro confiable N64 o con los controles por movimientos del 3DS.

La única pega real que tiene el juego sería la corta duración del mismo, que se compensa con la alta rejugabilidad. El modo a varios jugadores es un añadido que no descresta, pero está como opción, y en 3DS sólo se requiere un cartucho para jugar en modo local, otra pega es que no tiene modo online.

Land Master

Como recuerdo final…no hay nada más placentero que derribar la nave de ese traidor de Pigma Dengar…los demás miembros del equipo Wolf son buenos contrincantes y se ganan nuestro respeto…ese cerdo (literalmente) no.

El juez Goomba dice... Coleccionable!!!

Este juego debe estar en toda colección de N64. No amerita comprar una consola, pero sí que vale la pena tenerlo si ya tienes la Nintendo 64 o un 3DS.
 
9/10 Barrel Rolls

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Crónicas Goomba - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -