Posted by : Víctor Dallos 30/1/14

Este es uno de esos juegos que termina siendo un placer pecaminoso. No es bueno y lo sabemos, pero al final siempre terminamos gastando un par de minutos en él. Clay Fighter 63 1/3.

 


Un muñeco de nieve con mala actitud



Clay Fighters es una serie de juegos que salieron en las consolas de 16bits y que logró algo de reconocimiento en SNES y GENESIS por su humor y por la técnica de Claymation, en donde se utilizaban modelos de arcilla para hacer los personajes animándolos cuadro a cuadro.

Pocas opciones...muy pocas.
Clayfighters 63 1/3 es un juego de pelea 1 vs 1 en 2D, con algunos efectos y escenarios en 3D, de aquellos tan famoso en los 90s y que han regresado hoy. Fue lanzado para la Nintendo 64 buscando aprovechar el espacio de juegos de pelea que por ese momento sólo se veían por otras máquinas.

CONTACTO INICIAL



Cuando compré Mario Kart 64 el vendedor me lo regaló (bueno me cobró 5mil pesos), por eso lo tengo y la verdad me ha dado momentos de diversión…pero no por el juego en sí, sino por sus referencias, la facilidad de conseguir bugs, por alguno que otro comentario gracioso o porque pasarlo sin mirar la pantalla es posible (comprobado por un amigo mio).
Plantilla de personajes extraños.
Alguna vez intentamos jugarlo en grupo, con unos amigos, pero la novedad de los comentarios graciosos es efímera y las técnicas de combates se agotan pronto. Lo retomamos varias veces, siempre en dosis pequeñas que no resultaran empalagosas.

Al final el juego es un rato divertido pero con muchas faltas que veremos a continuación.

GRÁFICOS

Las gráficas de los personajes son producto de la animación de modelos de arcilla, tienen bastantes detalles y son coloridos, esto hace que podamos distinguir fácilmente algunos de sus gestos y las transformaciones de algunos de ellos, pero desafortunadamente tienen muy pocos cuadros de animación, haciendo que se vea poco fluido el juego.

Los personajes son muy carismáticos…tenemos los estereotipos más graciosos, como un hombre de dulce que al parecer es un mafioso, un conejo militar que me recuerda a Shwarzenneger con todo y sus comentarios de película de acción, un brujo vudú que lucha con un pollo como arma, un cocinero peleador con movimientos que son referencias a comidas orientales (Shop Suey), un Santa que hace sumo, una mancha verde, un espanto cabeza de calabaza, un científico loco, un payaso triste, un hombre de nieve malvado y no muchos más…para completar una plantilla de 9 peleadores y 3 personajes ocultos. Todos tienen detalles muy monos en sus vestimentas y armas, que hace el juego agradable de ver. Como personaje invitado está Earthworm Jim, el gusano más famoso de los videojuegos, con permiso de los Worms.

Un cubo de fondo y una caneca que nos tapa
Los escenarios son realizados con modelos poligonales básicos, que captan el ambiente del "dueño" del mismo. Tenemos entonces un campamento militar o el castillo de un científico loco, pero muchas veces tenemos elementos que entorpecen la jugabilidad. Los niveles son medianamente interactivos, pues en algunos puntos específicos, podemos pasar de una pantalla a otra por empujar una puerta o romper el piso.

La combinación de los dos, personajes y escenarios, no da buenos resultados, pues no parece que pertenecieran a un solo juego. Muchas veces el escenario no deja ver a los personajes y en otras ocasiones, como cuando la cámara se ubica en un punto alto, los personajes se ubican de forma extraña, casi como si fueran manchas en el piso.

Los personajes en este juego no arrojan sangre al ser golpeados, en su lugar les salen, a borbotones, cosas de su personalidad, al conejo le salen zanahorias, al cocinero: sartenes y rollos de huevo, al payaso: globos de colores...y así con todos.

SONIDO


La voz del anunciador empezando el combate, con un  Leeeeeeet's get ready to crumbleee!!!!” suena muy animado, otorgando atmósfera al juego de desenfado y burlonería. También complementa con los nombres de los combos “Little girly combo”, "itty-bitty-combo" o "lousy combo" a todo grito y ridiculizando los combos de pocos golpes. Los personajes tienen frases divertidas, como algunos nombres de movimientos; “the cobra”, "Boo-hoo-ken" o “poo-poo plate”.


La música se compone principalmente por melodías simples y repetitivas que se ajustan al ánimo del juego y al personaje que es dueño de la misma, con marchas militares para el conejo, tonadas orientales para Kung Pow o alguna melodía tétrica para el espanto.

JUGABILIDAD

En concepto, el juego toma prestadas muchas licencias de varios otros. Como Killer Instinct, Street Fighter o Mortal Kombat.
 
Tenemos un control con seis tipos de golpes, tres puñetazos y tres patadas, con ellas se ejecutan secuencias de tipo media luna o carga atrás y mover adelante, para realizar movimientos especiales que son muy similares a los encontrados en Street Fighter.
 
De Killer Instinct toma muchas cosas, como pelear en un único Round, con una barra de energía, que cuando se vacía una vez, separa a los personajes para llenarla una segunda vez. También de KI trae la posibilidad de realizar combos basados en la prioridad (fuerte-medio-débil-fuerte). Adicionalmente tenemos la posibilidad de hacer un "ultra combo" a nuestro enemigo, cuando este tenga su barra de vida en el punto crítico.

Lame combo!!!
De nuevo, tomando cositas de Street Fighter Alpha o de The King of Fighters, cuenta con una barra EX, que se va llenado a medida que ejecutamos o recibimos golpes. Con una combinación de botones podemos ejecutar un movimiento especial mucho más fuerte y vistoso que desocupará nuestra barra EX.
 
También hay movimientos para rematar a nuestro contrincante una vez lo hayamos vencido, Claytalities, estos no son tan vistosos como en Mortal Kombat, pero como todo en este juego son una parodia, y tenemos acciones tales como al cocinero preparando un "plato para llevar" con los restos de su contrincante. (Claytalities, me suena familiar, como a... Fatality de Mortal Kombat).



No es el escenario más vistoso
Todos estos conceptos los conocen a la perfección los jugadores de juegos de este tipo y de hecho son muy buenos, la evolución de los juegos de pelea…pero en Clayfighters 63 1/3 no están muy bien implementados. Hay algunas cosas que entorpecen la experiencia, como por ejemplo; combos que se ejecutan sin interacción del jugador, respuesta del control que no siempre es la misma, movimientos especiales que no están bien balanceados, tanto que hay algunos que pueden bajar media barra de vida, otros que no hacen daño y generalmente los menos útiles son más difíciles de ejecutar.





COMENTARIOS FINALES


Si no has probado el juego no te estas perdiendo de nada, y si bien me he divertido con él por su humor y frases, en general no hay que desconocer que tiene sus fallas…creo que sólo se consigue en N64…(bendito Dios) y hay una copia revisada que tiene el subtítulo “Sculptor´s cut” que incluye a personajes que fueron removidos de este, por aspectos de tiempo, según aducen los productores.

Si te gusta la animación y sobre todo la Claymation, esta puede ser una oportunidad de ver algo aplicado a los videojuegos.
Es un juego malo, puesto simplemente. No aporta nada nuevo al género de la lucha, ni cuando lo lanzaron y mucho menos hoy, pero puede llegar a ser divertido si estás dispuesto a perdonarle algunas cosas y a apreciar su humor, muchas veces tonto.

Comentario final “Yoo Need A More Training”- Kung Pow



Al borde del precipicio
Si han jugado juegos malos, que yo si, principalmente en consolas de Nintendo…muy probablemente yo también lo probé…regálame una recomendación y tal vez tengamos una oportunidad de recordar los minutos que perdimos jugándolo.


El juez Goomba dice... Sólo regalado!!!

Sólo cómpralo si tienes curiosidad morbosa...y bajo tu propio riesgo. Nada de venir a pedir reembolsos a Crónicas Goomba.

3/10 pedacitos de arcilla de colores. 

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Crónicas Goomba - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -